:: Diocesis de Encarnacion::

Web Recomendadas

Twitter Feed

Emotiva prédica de la Misa Crismal del Mons. Ignacio Gogorza, Obispo de la Diócesis de Encarnación

E-mail Imprimir PDF

Una vez más la celebración del día de la institución del sacerdocio por Jesús nos reúne para compartir la alegría de haber sido llamados por el Señor a esta hermosa vocación que sentimos y vivimos desde nuestro corazón. Estamos presentes todos los presbíteros de la Diócesis y no por obligación sino porque queremos renovar nuestro compromiso de consagración sacerdotal. Queremos revivir aquel día inolvidable que el Obispo ordenante nos impuso las manos para hacernos sacerdotes para siempre.
Fue un día feliz porque habíamos llegado a la meta tan deseada y nos entregamos al Señor diciendo: “Soy sacerdote para siempre, gracias por el don que me has dado a pesar de mi fragilidad, pero confío en el amor que siempre me has brindado para mantenerme fiel en este ideal de vida?.
Esta fue la oración que hice ante el santísimo el día de mi ordenación y supongo que será muy parecida a la de todos ustedes. Hoy, ya finalizando mi vida activa como responsable de una Diócesis, permítanme que me explaye en los sentimientos que vibran en mi corazón.
Un profundo agradecimiento a Dios por haberme elegido primero para ser religioso y luego para ser sacerdote en el grado pleno que nunca esperé. Había otros mejores y más dignos que yo, pero los designios de Dios son insondables y hay que estar abiertos a discernir su Voluntad y aceptarla.
Perdón por mis fragilidades, por no haber respondido plenamente a Dios en lo que El esperaba de mí y tampoco a todas las personas que me ha pedido pastorear. Confío en la misericordia de Dios y la de todos con quienes he compartido la vida, en particular de ustedes con quienes convivo en estos últimos años.
Decirles lo que me ha sostenido fiel en mi sacerdocio. Leer más...

 

Programaciones de Semana Santa de las principales parroquias de Encarnación

E-mail Imprimir PDF

PARROQUIA CATEDRAL “NTRA. SRA. DE LA SANTÍSIMA ENCARNACIÓN”
JUEVES SANTO: (17 de abril) CELEBRACIÓN DE LA ÚLTIMA CENA DEL SEÑOR.
18:30hs.: Confesiones
19:00hs.: Santa Misa. Institución de la Eucaristía. Gesto del lavatorio de los pies. Procesión y adoración al Santísimo.
VIERNES SANTO: (18 de abril) CELEBRACIÓN DE LA PASIÓN DEL SEÑOR.
09:00 hs.: Rezo del Vía Crucis por las calles de nuestra ciudad.
10:00 hs.: Confesiones
14:00 hs.: Meditación de las 7 palabras de Jesús en la Cruz.
15:00 hs,: Celebración de la Pasión del Señor, adoración de la Cruz y Comunión (representación de la crucifixión durante el Relato de la pasión y muerte del Señor).
SÁBADO DE GLORIA: (19 de abril) VIGILIA PASCUAL
20:00 hs.: Confesiones
21:00 hs.: Solemne celebración de la Vigilia Pascual: Liturgia de la luz. Liturgia de la Palabra. Renovación de los compromisos bautismales. Liturgia Eucarística.
23:00 hs.: “Tupasÿ ñuguaitî” (El encuentro de la Virgen y su hijo en la mañana de Pascua).
00:00 a 06:00 Pascua Joven
DOMINGO DE PASCUA: (20 de abril) PASCUA DE RESURRECCIÓN DEL SEÑOR
07:00 hs.: Santa Misa
09:00 hs.: Santa Misa
18:30 hs.: Santa Misa Leer más...

 

Semana Santa y Pascua de Resurrección

E-mail Imprimir PDF

JUEVES SANTO, 16 DE ABRIL
La liturgia del Jueves Santo está toda embebida en el recuerdo de la Redención. La función antiguamente de tres misas: La primera, en que se reconciliaban a los públicos penitentes, la segunda, en la cual se consagraban los Santos Óleos, y la tercera, para conmemorar muy especialmente la institución de la Sagrada Eucaristía en la Última Cena.
La Iglesia, celebra en la Eucaristía durante el curso del año los todos los misterios de la vida de Jesús, se apega hoy al recuerdo de la institución misma de este Sacramento inefable y del Sacerdocio Católico.
Esta misa realiza de un modo muy especial la orden dada por Jesús a sus sacerdotes de renovar la Última Cena en que Jesús, en los momentos mismos en que tramaban su muerte, instituyó el misterio de perpetuar entre nosotros su presencia. Por eso la Iglesia, suspendiendo un instante su duelo, celebra el Santo Sacrificio en este día con santo júbilo, reviste a sus ministros con ornamentos blancos y festivos, y canta el Gloria como a vuelo de campanas, las cuales enmudecerán hasta la Vigilia Pascual.
En la Epístola nos dice el Apóstol que la Misa es el "Memoril de la muerte de Jesús". Era necesario el sacrificio del altar para que pudiésemos comulgar la Víctima del Calvario y aplicarnos sus méritos. Y así la Eucaristía, que toma todo su valor del sacrificio de la cruz, comunica a su vez una universalidad de tiempo y de lugares. El mismo Salvador se encarga de hacer las abluciones prescritas por los judíos en el curso del festín (Ev), mostrándose con ello cuál es la pureza y la caridad que Dios exige a los que quieren comulgar, para no exponerse como Judas a ser reos del Cuerpo y Sangre del Señor (Ep).
Participemos todos hoy de este Ágape, de este festín de la Caridad. Ésa es la intención de nuestra Santa Madre Iglesia.
No dejemos de ir a recibir en este Jueves Santo la Sagrada Víctima que se inmola en el altar, y así cumpliremos santamente con nuestro deber; precisamente en este día se nos recuerdan los todos los detalles de la institución del Sacerdocio y del Sacrificio Eucarístico. Leer más...

 

MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

E-mail Imprimir PDF

Muchos ponen toda su esperanza en morir bien; no sé qué sentido le hallas tú a esta frase: "morir bien"... ¿Morir sin dolor? ¿Morir con una enfermedad corta? ¿Morir rodeado de los tuyos? Morir bien es, sobre todo, morir con la conciencia tranquila, sin angustias espirituales, que son mucho más torturantes que los dolores del cuerpo. Morir bien, es morir en paz con Dios y con los demás; es morir de tal forma, que todos sientan tu muerte y nadie tenga motivo para alegrarse de ella. Por eso me atrevo a afirmarte que lo principal no es morir bien, sino vivir bien; porque debe ser cosa muy triste llegar al fin-de la vida, arrastrando tras de sí una secuela de odios, de amarguras producidas a los que nos han rodeado, de injusticias con todos, de egoísmos y cosas parecidas; en cambio, llegar a la hora de la muerte, con la conciencia de haber cumplido con nuestro deber durante la vida, con la seguridad de haber vivido bien, es lo que convierte el momento de la muerte en un pasar de la vida con minúscula a la Vida con mayúscula, de los brazos de los hombres a los brazos de Dios; y esto nunca puede ser desagradable, ni doloroso.
"Mucho vale a los ojos de Yahvéh la muerte de los que le aman", preciosa es a los ojos de Yahvéh la muerte de los que le aman.(Salmo 116, 15). "Si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros... dará también la vida a vuestros cuerpos mortales".


 

EVANGELIO DEL DIA: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido.

E-mail Imprimir PDF

Del Santo Evangelio según San Lucas 4, 16-21
En aquel tiempo, Jesús fue a Nazaret, donde se había criado. Entró en la sinagoga, como era su costumbre hacerlo los sábados, y se levantó para hacer la lectura. Se le dio el volumen del profeta Isaías, lo desenrolló y encontró el pasaje en que estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para llevar a los pobres la Buena Nueva, para anunciar la liberación a los cautivos y la curación a los ciegos, para dar libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor.
Enrolló el volumen, lo devolvió al encargado y se sentó. Los ojos de todos los asistentes a la sinagoga estaban fijos en Él. Entonces comenzó a hablar, diciendo: “Hoy mismo se ha cumplido este pasaje de la Escritura que ustedes acaban de oír”. Palabra del Señor.
Fuente: Catholic.net

 
Pág. 1 de 216
Usted está aqui: