MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Tomar a cargo la felicidad de otro es el primer movimiento y la primera exigencia del verdadero amor; y es que el amor no se fija en sí, sino que se fija en la persona amada. Luego siempre que te busques a ti mismo en primera línea, no. Amas con auténtico amor; siempre que prefieras tu propia satisfacción o utilidad ala satisfacción y tranquilidad de los otros, no amar de veras. Es decir, no amas a los otros, te amas a ti mismo; pero como amarse así mismo con detrimento de los otros es destruirse a sí mismo, yeso no es amarse, solamente te amarás a ti mismo cuando ames de veras a los otros, cuando te inmoles por los otros, cuando te preocupes por los otros, cuando te sacrifiques a ti mismo por los otros. No te olvides: para que el amor sea verdadero, ha de ser total, único y entregado. Cuando uno se sirve de otro sin una perspectiva de entrega profunda, es imposible el amor.
“Todo lo soporto por los elegidos, para que también ellos alcancen la salvación, que está en Cristo Jesús con la gloria eterna”
(2 Tim, 2, 10). Rubén Darío escribió: “Hemos de acordarnos que somos hermanos/hemos de acordarnos del dulce Pastor/que crucificado, lacerado, exánime/para sus verdugos imploró perdón”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *