MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Hace muchos, muchos años, en un pesebre nació un Niño pobre, muy pobre: ese niño es Niño y Dios.
El hizo todas las cosas, cielos y tierra creó; de los tesoros del mundo El es Dueño y Señor.
Pudo construirse un palacio de incalculable valor, superior en hermosura a los del rey Salomón. y ha nacido en un pesebre, impregnado del olor de las bestias que lo ocupan: estas bestias eran dos.
Su santa Madre María llora de gozo y dolor al contemplar a su Hijo, dormidito en un cajón. Su cuerpito mal cubierto, de frío se estremeció y en llanto desconsolado rompió su divina voz. Al oírlo se arrodilla la Madre del Niño Dios y le ofrece su cariño, su vida, su inmenso amor. Como la Virgen María, quiero yo darte, Señor, lo que de Ti he recibido: alma, vida y corazón.
“Cuando los ángeles, dejándolos, se fueron al cielo, los pastores se decían unos a otros: Vayamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y el Señor nos ha manifestado” (Lc, 2, 15). Sí, Dios se nos ha manifestado, nos ha manifestado su amor y nos pide nuestro amor; no se lo neguemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *