Encarnación, 27 de marzo de 2021

Algunas orientaciones para la Semana Santa

1. Los templos pueden permanecer abiertos, en el horario en que es posible circular. Cada párroco establece el horario de apertura y de cierre.

2. Las celebraciones litúrgicas se realizan con la cantidad permitida de personas. Llevar agendamiento.

3. Domingo de Ramos: Se toma preferentemente la tercera forma conforme al Misal Romano. Se recomienda leer la versión breve de la Pasión. Los ramos conviene bendecirlos al final, con lo cual los fieles ya se retiran. Ofrecer la bendición en todas las misas desde el sábado, el domingo y también en las misas de lunes, martes y miércoles santo. Otras formas de bendición, como recorrido por la jurisdicción parroquial, o breve rito en capillas, es posible. Cada párroco comunicará a sus feligreses.

4. El rezo del Vía Crucis se puede hacer todos los días de la Semana Santa, observando las medidas sanitarias.

5. La Misa Crismal se traslada. Se buscará un momento en que el número de participantes permita la asistencia de todo el clero.

6. Triduo Pascual

Jueves Santo: se celebra como indica el Misal Romano. El lavatorio de los pies se simplifica, pues conviene mantener el gesto aunque sea en forma mínima. Sugerencias: lavar los pies de un sólo apóstol o por el año de la familia, de una familia (mamá, papá, hijo o hija). Se debe lavar los pies y secar con una toalla limpia. No se besan los pies. La adoración eucarística se realiza brevemente, si el horario lo permite, ya que todo debe concluir antes de las 20:00 horas.

Viernes Santo: Se celebra conforme al rito del Misal Romano. Se toma la versión breve de la Pasión. En la oración universal incluir una por la salud y el final de la pandemia.

IX b. Por quienes sufren en tiempo de pandemia. Oremos también por todos los que sufren las consecuencias de la pandemia actual: para que Dios Padre conceda la salud a los enfermos, fortaleza al personal sanitario, consuelo a las familias y la salvación a todas las víctimas que han muerto.

Oración en silencio.

Prosigue el sacerdote:

Dios todopoderoso y eterno, singular protector de la enfermedad humana, mira compasivo la aflicción de tus hijos que padecen esta pandemia; alivia el dolor de los enfermos, da fuerza a quienes los cuidan, acoge en tu paz a los que han muerto y, mientras dura esta tribulación, haz que todos puedan encontrar alivio en tu misericordia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

R/. Amen.

La adoración de la cruz al final con 20 personas se puede hacer en el momento indicado o que sólo el sacerdote lo haga y el resto de los fieles preferentemente al final, después de la comunión, con una reverencia o genuflexión, sin el beso. En los lugares donde se usa una cruz de gran tamaño, conviene que esté ya montada desde el inicio y el cuerpo oculto, y que en el momento de la adoración se descubra en tres momentos. La Dolorosa puede estar también presente desde el inicio. Se propone destacar en el gesto de María al pie de la cruz, la solidaridad con todos los enfermos. El descenso de la cruz se puede hacer al final o dejar hasta el cierre del templo, para que otras personas puedan visitar al crucificado. Se puede dar, si el párroco cree oportuno, la comunión a otras personas que no hayan podido participar de la liturgia de la pasión.

Sábado Santo:

Se propone la oración del Oficio. Vigilia Pascual: Debe fijarse un horario temprano (18:00 horas). Se realiza conforme al rito del Misal Romano. Elegir las lecturas según se indica. El rito de aspersión puede hacerse u omitirse. Tupãsy ñuguaitĩ se podrá hacer según decisión del cura párroco.

Domingo de Pascua: Se realiza según lo indica el Misal Romano. Se invita a celebrar más misas, para que más fieles puedan participar.

7. Celebraciones en familia: Todos aquellos que no puedan participar debido al número reducido permitido, están invitados a rezar en familia usando los subsidios disponibles. Si no disponen de estos, se invita a rezar el Vía Crucis y el Santo Rosario.

8. La colecta de Tierra Santa se traslada a fecha a definir.

9. Se pide que se ofrezca la transmisión de las celebraciones con los medios posibles. Si no es posible, se propone a los fieles seguir las celebraciones de Caacupé o del Vaticano en los canales de televisión.

10. Pascua Joven conviene trasladarla a una fecha más adelante. Pedimos a los fieles que con sentido cristiano y fraterno, ayudemos a disminuir la propagación del virus Sars-Cov2, reduciendo nuestros contactos sociales y nuestra movilidad, así como cumpliendo con las medidas higiénicas de prevención.

Vivamos la Semana Santa unidos a Cristo, nuestro Señor, buscando crecer en paz, en perdón, en comunión y en solidaridad. Que la piedad propia de estos días santos y la piedad mariana, nos hagan más fuertes en la fe, más comprometidos en la caridad y más confiados en la esperanza.

Recordemos a los enfermos y al personal de salud en nuestras oraciones diarias.

Reciban mi bendición. Deseo a todos la cercanía del Señor, a quién buscamos con fe, y que en cada corazón y en cada familia se renueve su amor y su misericordia. Alegrémonos de ser considerados dignos de llevar la cruz.

Alegrémonos de recibir sin mérito propio el infinito don de la Vida Nueva del Resucitado.

+ Francisco Javier Pistilli Scorzara, P. Sch.Obispo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *