Algunas particularidades para conocer sobre la celebración del Domingo de Ramos

En este día, la Iglesia conmemora la entrada de Cristo, el Señor, en Jerusalén para dar cumplimiento a su misterio pascual. Por esta razón, en todas las misas se recuerda el ingreso del Señor, por medio de la procesión o la entrada solemne antes de la Misa principal, o por medio de la entrada simple antes de las otras misas.
Para la lectura de la Pasión del Señor, no se llevan cirios ni se enciensa; se omite el saludo y la signación del libro. La lectura está a cargo del diácono o sacerdote la parte correspondiente a Cristo.
“El Domingo de Ramos será oportuno insistir en que lo verdaderamente importante es participar en la procesión y no simplemente procurarse una palma o ramo de olivo; que estos no se conserven como si fueran amuletos, con un fin curativo o para mantener alejados a los malos espíritus, lo cual podría ser una forma de superstición.
La palma y el ramo de olivo se conservan, ante todo, como un testimonio de la fe en Cristo, Rey mesiánico y en su victoria Pascual” (Directorio de la Piedad Popular y liturgia – Cong, para el culto Divino y la Disc. De los Sacramentos 2002).
Fuente: CEP 2014. “Misión Permanente en Paraguay evangelizar a la Familia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *