GOTAS DE PAZ: Reflexiones diarias del Hno. Mariosvaldo Florentino. Capuchino

Jesús entregó su vida por nosotros
“Cuando hayan levantado al Hijo del Hombre, comprenderán que Yo soy.”Jn 8, 28
Cristo crucificado es el culmen de la revelación del amor de Dios. Aquel que podía salvarse a sí mismo –pues era el propio Dios hecho carne– por amor aceptó ser clavado en una cruz, asumió nuestros dolores y entregó su vida por nosotros. Si queremos comprender el misterio de Jesucristo debemos fijar nuestra mirada en el crucificado. La meditación sobre la cruz de Cristo fue y continuará siendo el mejor libro de los maestros de espiritualidad, pues allí se encuentran las más profundas respuestas a los cuestionamientos existenciales. En el espejo de la cruz podremos ver reflejada e iluminada también nuestra propia vida.
Paz y bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *