Tradicional Te Deum en la Catedral de Encarnación

A las 09:00 hs., del viernes 15 de mayo se realizará en la Catedral “Nuestra Señora de la Encarnación” el tradicional Te Deum, liturgia de acción de gracias en homenaje a “Nuestra Señora de la Asunción” y por el festejo del 204 aniversario de Independencia del Paraguay. La Acción de Gracias estará presidido por el Monseñor Francisco Javier Pistilli Scorzara, Obispo de la Diócesis de Encarnación.
Participarán del Te Deum, las autoridades locales y regionales de la ciudad y el Departamento, diplomáticos de países extranjeros, invitados especiales y ciudadanía Encarnacena.
Cabe señalar que el Te Deum (en latín) significa ‘A ti, Dios’, primeras palabras del cántico, es uno de los primeros himnos cristianos, tradicional de acción de gracias. En nuestro país se celebra cada 15 de mayo en ocasión a la Independencia Patria, el Día de la Madre y el Día de “Nuestra Señora de la Asunción”.
OFICIO REGILIOSO EN LA PLAZA DE ARMAS
El jueves 14 de mayo a las 07:30 horas en la “Plaza de Armas” tendrá lugar un acto protocolar cívico, estudiantil, militar en homenaje a los próceres e invocación religiosa a cargo del Mons. Pistilli.

Himno del Te Deum
A ti, oh Dios, te alabamos,
a ti, Señor, te reconocemos.
A ti, eterno Padre.
te venera toda la creación.
Los ángeles todos, los cielos
y todas las potestades te honran.
Los querubines y serafines
te cantan sin cesar:
Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del universo.
Los cielos y la tierra están llenos
de la majestad de tu gloria.
A ti te ensalza el glorioso coro de los Apóstoles,
la multitud admirable de los Profetas,
el blanco ejército de los mártires.
A ti la Iglesia santa,
extendida por toda la tierra,
te proclama:
Padre de inmensa majestad,
Hijo único y verdadero,
digno de adoración,
Espíritu Santo, Defensor.
Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.
Tú eres el Hijo único del Padre.
Tú, para liberar al hombre,
aceptaste la condición humana
sin desdeñar el seno de la Virgen.
Tú, rotas las cadenas de la muerte,
abriste a los creyentes el reino del cielo.
Tú te sientas a la derecha de Dios
en la gloria del Padre.
Creemos que un día
has de venir como juez.
Te rogamos, pues,
que vengas en ayuda de tus siervos,
a quienes redimiste con tu preciosa sangre.
Haz que en la gloria eterna
nos asociemos a tus santos.
Salva a tu pueblo, Señor,
y bendice tu heredad.
Sé su pastor
y ensálzalo eternamente.
Día tras día te bendecimos
y alabamos tu nombre para siempre,
por eternidad de eternidades.
Dígnate, Señor, en este día
guardarnos del pecado.
Ten piedad de nosotros, Señor,
ten piedad de nosotros.
Que tu misericordia venga sobre nosotros,
como lo esperamos de ti.
En ti, Señor, confié,
no me veré defraudado para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *