CEP: CARTA ABIERTAA los Poderes del Estado y al Ministerio Público

Nos dirigimos a ustedes para expresarles nuestra honda preocupación ante los desalojos forzosos y las amenazas de expulsión de comunidades indígenas y campesinas en diversas zonas del país. Los episodios recientes nos producen indignación por lo que instamos a las autoridades nacionales a precautelar los derechos de los pueblos originarios en nuestro país y el derecho a la tierra de nuestros compatriotas.En razón de la justicia que todos merecen, libre de arbitrariedades y respetuosa de los principios fundamentales consignados en la Constitución Nacional, que aseguran la igualdad ante la ley y la dignidad de todos los ciudadanos con sus derechos y obligaciones, pedimos que se revisen los procedimientos realizados. Así también, y ante todo, pedimos que se proteja la vida de los más vulnerables, asegurando que, en sus reclamos legítimos o en disputas por conflictos de propiedad, éstos no se vean perjudicados o postergados en favor del poder económico de otros.Es necesario que levantemos nuestra voz para recordar que la ley obliga al legislador tanto como a todos los que se hallan bajo su jurisdicción. Toda acción, que lesiona el sentido y la aplicación de los preceptos de la Constitución Nacional y la vigencia del cuerpo de derecho, desacraliza la fe depositada en las leyes y en sus autoridades. En todos los casos se debe garantizar que no serán amparadas las acciones inicuas ni tolerada la impunidad.El profeta Isaías advierte: “¡Ay de los que dictan leyes injustas y publican decretos opresores: no hacen justicia a los indefensos, privan de sus derechos a los pobres de mi pueblo, para despojar a las viudas y robar a los huérfanos!” (Is 10, 1-2).Pedimos que se respeten los derechos de los pueblos originarios y las leyes que los regulan, en su sentido de asegurar la igualdad y la no discriminación, la autonomía, el acceso a la justicia con respeto al derecho consuetudinario indígena, la protección a sus territorios y a los recursos naturales para su sustento.Pedimos que se priorice la atención del derecho a la tierra y a la propiedad para todos los paraguayos, disponiendo los recursos necesarios para desarrollar una política integral de reforma agraria, promoviendo la agricultura familiar campesina, la soberanía alimentaria y los derechos humanos, así como iniciativas, que aseguren la protección de la ecología en una economía sana, sustentable, solidaria y sostenible. Es la hora de poner fin a la miseria, a la extrema pobreza y a las prácticas que lastiman la cohesión social, el bien común y la salud en nuestra casa común.Recomendamos que no se anteponga la necesidad de tipificar delitos antes que la urgencia de fortalecer, defender y promover el bien común como sustento de la paz social. Antes que criminalizar, los legisladores deben exigir y asegurar el acceso a recursos y oportunidades conforme a la dignidad de todos los ciudadanos. En este sentido, consideramos prudente que se evalúe la necesidad de derogar la reciente modificación hecha al Código Penal o que se la revise con mecanismos de control y diálogo.Como Iglesia insistimos en que debemos crecer en una cultura política y social del diálogo entre hermanos y favorecer el encuentro que ayuda a buscar consensos y acuerdos que aseguran una sociedad justa, armoniosa y plena, donde no hay exclusiones ni diferencias injustas.En estos días de las fiestas de la Virgen de Caacupé, invitamos a sensibilizarse ante tantas necesidades que pasamos en las condiciones de pandemia, y a tomar las decisiones oportunas para atender a todos los paraguayos.A nuestra Madre Santísima, Tupãsy Caacupe, acudimos también nosotros, implorando su protección maternal para la paz y el bien de todos.

Asunción, 29 de noviembre de 2021.

Consejo Episcopal Permanente de la CEP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *