COMUNICADO DE LA PASTORAL DE JUVENTUD DEL PARAGUAY

Los miembros de la Pastoral de Juventud del Paraguay, nos unimos al clamor ciudadano por la liberación del joven Arlan Fick, nos solidarizamos con sus familiares y amigos, expresándoles nuestra cercanía y nuestras oraciones en estos momentos de desconcierto, angustia e incertidumbre.
Como jóvenes seguidores de Cristo, “Príncipe de Paz” (Is.9,5) repudiamos los hechos de violencia contra cualquier persona, en este caso la privación de libertad de Arlan. Exigimos a las autoridades competentes incrementar esfuerzos y acciones que lleven a clarificar debidamente el delito del secuestro para  salvaguardar y garantizar la seguridad, la justicia, la libertad y la paz tan necesarias en nuestro país.
A los jóvenes miembros del autodenominado EPP, les suplicamos, “liberen a Arlan”, depongan las armas y aquellas actitudes amenazantes e intimidatorias que atentan contra la sacralidad de la persona y trasgreden el orden constitucional, generando mayores y peores males en nuestro querido Paraguay. Es moralmente erróneo justificar la legitimidad de las luchas armadas contra las injusticias sociales  cuando  se actúa injusta y violentamente  contra la dignidad, la libertad y  la integridad de las personas; especialmente de aquellas indefensas y  de jóvenes ciudadanos de bien, como es el caso de Arlan. Querido Arlan, rezamos fervientemente por tu vida, por tu liberación, estamos seguros que estás unido a Jesús y a su Madre Santísima, a quien te encomendamos en el rezo del Ángelus  de cada mediodía e invitamos, a todos los cristianos  y personas de bien, a orar con nosotros.
Pedimos a Dios Padre la gracia de recuperar en la convivencia el respeto y el amor por la vida y la dignidad de las personas y, seamos conscientes de que “todo ser humano es imagen y semejanza de Dios (Cfr. Gen 1.26), y que “la vida es sagrada e inviolable desde la concepción hasta su fin natural”.

Letizia Figari, una de las coordinadoras de la Pastoral de Juventud de la Diócesis, explicó que este comunicado se ha redactado durante la II Reunión de Coordinación Nacional de la Pastoral de Juventud del Paraguay, llevada a cabo los días 9, 10 y 11 de mayo de 2014 en la ciudad de Carapeguá en donde todos los Coordinadores y Asesores Diocesanos han analizado y reflexionado sobre la situación tan angustiante que está pasando la familia del joven Arlan, teniendo como signo, el rezo del Angelus al medio día por su liberación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *