Creación de nueva parroquia y 1ª presencia de Franciscanos en la Diócesis

Por Decreto 259/14 y a tenor del Canon 515 & 2 del Código Canónico, el Obispo de la Diócesis Encarnación, Monseñor Ignacio Gogorza, decreta la creación de la Parroquia San Francisco de Asis, sede parroquial que próximamente estará asentada en la Etapa 6 del Barrio San Pedro.
Asumirá como responsable de la Parroquia, el Fray Salomón Agüero Aliendre y como Vicario Parroquial el Fray Gustavo Ariel López de la Congregación Franciscana de T.O.R. (Tercera Orden Regular).
La ceremonia de toma y posesión se realizará el domingo 9 de febrero a las 09:30 hs en la Capilla San Miguel del Barrio Curupayty. La misma estará presidida por el monseñor Ignacio Gogorza Izaguirre y por el Fray Federico Gayoso, Superior Provincial de la Tercera Orden Regular de los Franciscanos en el Paraguay.
Con la creación de la Parroquia queda modificada los límites de la Parroquia San Pedro Apóstol del Barrio San Pedro.  Pasan a depender de la nueva Parroquia las siguientes capillas: Capilla San Miguel (Barrio Curupayty), Capilla San Antonio de Pádua y la Capilla San Rafael (de la Colonia San Antonio Ypecurú), la capilla Inmaculada Concepción y la Capilla Curusu Tomás de la Colonia 4 Potrero.
La Diócesis de Encarnación, brinda la Bienvenida a la Congregación Franciscana, a sus religiosos y superiores, que por primera vez realizarán la labor pastoral como congregación en esta comunidad y en la Diócesis.

Historia y origen de la Tercera Orden Regular
La Tercera Orden Franciscana fue fundada por S. Francisco en 1221 como una verdadera orden religiosa seglar, pero, ya desde el principio, el deseo de mayor perfección evangélica llevó a algunos hermanos y hermanas a optar por la vida solitaria o eremítica, y a otros, a asociarse en obras de piedad y de caridad, viviendo en común, primero libre y espontáneamente y luego, por necesidad de organización, en estructuras cada vez más estables y reglamentadas. Estos grupos, nacidos y gestionados autónomamente en varias naciones y, a menudo, en ámbitos regionales más restringidos, a un cierto momento sintieron la necesidad de reunirse en Congregaciones. Tales congregaciones nacionales recibieron, en varias épocas y de diversos pontífices, la aprobación canónica, según las exigencias de la nueva forma de vida en común.
En 1295, Bonifacio VIII permitía a los hermanos de la Penitencia de Alemania a llevar vida en común y edificar casas y oratorios donde poder celebrar los oficios divinos. La supresión de las comunidades de beguinas del norte de Europa por el Concilio de Vienne hizo que muchas de ellas se orientaran hacia la Tercera Orden franciscana para sobrevivir. Una bula dudosa de Juan XXII del 18 de noviembre de 1324 defendía a algunos terciarios de la región umbra italiana y recomendaba su forma de vida. Una bula de Bonifacio IX de 1401 autorizaba a los hermanos y hermanas terciarios de la diócesis de Utrecht para celebrar capítulo general, tener estatutos propios y hacer voto solemne de continencia. En agosto de 1411, Juan XXIII concedía a los hermanos y hermanas de Flandes la misma autonomía y aprobaba sus estatutos.
Esta congregación llegó a contar con 70 conventos de uno y otro sexo y unos 3000 miembros. Se dedicaban principalmente a la labor hospitalaria y vestían de gris.

Tercera Orden Regular masculina
Las congregaciones masculinas y femeninas de terciarios fueron avanzando progresivamente hacia la vida religiosa plena. El primer reconocimiento canónico de la Tercera Orden Regular fue una bula de Nicolás V, del 20 de julio de 1447, que pretendía reunir a las comunidades masculinas italianas de la TOR en una congregación, con capítulos y ministro generales; pero fue abolido por el mismo papa en 1449, ante la reacción de las mismas agrupaciones, que veían peligrar su autonomía. El paso decisivo hacia la uniformidad fue otra bula de Sixto IV, del 1480, que declaraba solemnes los votos emitidos por estas congregaciones de “terceros” o terciarios, masculinas y femeninas. La Congregación italiana celebró su primer capítulo general el 25 de julio de 1448 y fue teniendo cada vez más peso en el consejo de las distintas congregaciones independientes.
Al principio, los hermanos de la TOR siguieron la regla de Nicolás IV, con estatutos propios y adaptaciones; a partir del 1472-75 tuvieron regla propia, pero el paso más importante hacia la unidad de las Congregaciones fue la Regla que León X promulgó en 1521, inspirada, en parte, en la de Nicolás IV, que se convirtió en Regla común de todas las Comunidades de Terciarios y Terciarias. Esta regla tenía el inconveniente que suprimía a los superiores generales y las congregaciones, y sometía al superior de cada casa a los ministros franciscanos observantes. Los españoles y portugueses, sin embargo, obtuvieron de Pablo III, en 1547, la promulgación de tres reglas distintas, una para los terciarios que vivían en comunidad, otra para las monjas y otra para los terciarios seglares que vivían en sus casas o en ermitas. A imitación de los españoles, la congregación lombarda obtuvo en 1549 constituciones propias y total independencia de los frailes de la Observancia, con superiores generales y provinciales propios. San Pío V, en 1568, volvió a someterlos a la Observancia e imponía a las hermanas la estricta clausura, pero recuperaron de nuevo la autonomía con Sixto V en 1586. A la congregación lombarda se unieron enseguida las de Sicilia, Dalmacia (1602) y Flandes (1650). La congregación española, dividida en tres provincias, se mantuvo más dependiente de la Observancia. La de Francia se constituyó en siete provincias, gracias al tesón de Vicente Mussart (+ 1637) y al apoyo de rey. Esta reforma se llamó “de la estrecha observancia”, y fue la más adicta a la primera Orden franciscana.
Otras congregaciones existían en Alemania, Bohemia, Hungría, Irlanda e Inglaterra. A pesar de los daños sufridos por la reforma protestante, entre los siglos XVII y XVIII había en Alemania más de 200 casas y 30 en Irlanda. Una estadística de 1625 daba un total de 17 provincias con 327 conventos y 2250 religiosos. Un buen número de conventos se perdieron en Italia en virtud de las medidas adoptadas bajo el papa Inocencio X. El siglo XVII fue el de mayor esplendor, pero los acontecimientos revolucionarios europeos de los últimos siglos casi las hicieron desaparecer.
En España no quedó ninguna casa de terciarios regulares tras la desamortización de Mendizábal (1836-6). Sólo sobrevivió, muy maltrecha, la congregación italiana, formada por 4 provincias a principios del siglo XX. A ella se unió en 1906 la Tercera Orden Regular masculina española , restaurada en 1878, en Llucmajor (Mallorca), por de fray Antonio Ripoll Salvá, que se extendió luego por España, USA, México, Brasil y Perú. En 1908 se agregó también una congregación de Estados Unidos. En 1921, con ocasión del centenario de la fundación de la Orden Tercera, el papa Benedicto XV manifestaba su deseo de que todas las familias religiosas de uno y otro sexo, que profesan los votos simples, se unieran a la TOR de votos solemnes para formar con ella “un solo cuerpo fuerte y vigoroso”, sin conseguir ningún resultado efectivo.
Hoy los miembros de la Tercera Orden Regular masculina rondan el millar y desarrollan una intensa actividad pastoral en los cinco continentes, repartidos en 7 provincias y 5 viceprovincias. El hábito, hasta hace poco, era negro y semejante al de los frailes Conventuales, pero en el último capítulo general se ha decidido volver a la forma y al color gris tradicionales. Su sede o Curia Generalicia está en la Basílica de los Santos Cosme y Damián de Roma, Vía de los Foros Imperiales 1, 00186 ROMA, Italia. Tel. (06) 699.15.40, FAX (06) 678.49.70. Web: http://www.toreg.org
La sede en España es el convento e iglesia de la Porciúncula, Apdo 170, 07600 S’ARENAL (Mallorca-Baleares) Tel. (971) 26.26.13; FAX (971) 49.25.25; E-mail: toric@planalfa.es

Tercera Orden Regular femenina
Desde el siglo XIII han existido las comunidades de terciarias dedicadas a obras de caridad y de apostolado, sin comprometerse nunca con votos solemnes ni a vivir en clausura. Entre ellas hay que mencionar a las Hospitalarias o Hermanas grises y a las Elisabetinas del centro-norte de Europa, así como a las Ursulinas o Compañía de Santa Úrsula, fundada por Santa Ángela Mérici (+ 1540).
La institución más dinámica, que anticipaba el espíritu y misión de las modernas congregaciones franciscanas femeninas, fue la de la beata Angelina de Marsciano (+ 1435), con autoridad de ministra general recibida de Bonifacio IX y de Martin V. Cada uno de sus 16 monasterios podía elegir su propia ministra, que era la encargada de recibir novicias y admitir a la profesión. La general era elegida por las ministras locales y su tarea era visitar las comunidades y admitir a hermanas de otras congregaciones similares. Se ocupaban fundamentalmente de la instrucción de la juventud femenina. Las italianas se pusieron bajo la jurisdicción de los frailes observantes, conservando su propia organización. El continuo viajar de la ministra general para las visitas fue lo que provocó que Pío II suprimiera dicho cargo en 1461, mientras los observantes imponían a todas las religiosas la clausura religiosa.
La gran floración de institutos franciscanos de todo tipo se produjo, sin embargo, en el siglo XIX, coincidiendo con el descenso numérico e institucional de las ramas de la primera orden, por obra, en muchos casos, de religiosos exclaustrados. Las nuevas fundaciones salían al paso de las necesidades creadas por el proletariado, fruto del capitalismo liberal y la industrialización. Los objetivos eran bien concretos: asistencia a niños, enfermos, ancianos, marginados, emigrantes, instrucción escolar y profesional, atención a la juventud desviada y a las prostitutas.
Las nuevas congregaciones franciscanas emitían votos simples, temporales o perpetuos, para evitar la norma tridentina que obligaba a la clausura a las de votos solemnes. Sólo en 1905 tales congregaciones fueron reconocidas como religiosas por la Iglesia, a condición que se agregaran a una de las ramas de la primera orden o de la tercera orden regular. Actualmente existen centenares de Congregaciones franciscanas regulares. Los frailes menores (antiguos observantes y reformados) dirigen 7 congregaciones y tienen agregadas 11 masculinas y 270 femeninas; los conventuales tienen agregadas 4 masculinas y 33 femeninas; los capuchinos 9 masculinas y 89 femeninas; los terciarios regulares, 2 masculinas y 3 femeninas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *