El mes de octubre antiquísimamente se dedicó al santo Rosario

Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores
El Rosario es el resorte más poderoso del corazón humano, de tal modo que todos los que se aficionan al rezo del Rosario, mejoran de costumbres.
No hay más que un libro: el Evangelio; y el Rosario es precisamente el compendio de ese libro. Por eso Pío IX afirmó que “el Rosario es un pequeño Evangelio”.
¿Quién nos recomienda el Rosario?
Dios: ligando a él muchas gracias y milagros.
La Santísima Virgen: apareciéndose en Lourdes y en Fátima no sólo con el Rosario en las manos, sino invitando a rezarlo.
Treinta y dos Papas: citaremos solamente dos de ellos: León XIII publicó nada menos que siete Encíclicas sobre la devoción del Rosario. Pío IX el 29 de setiembre de 1937 escribió también otra Encíclica sobre el Rosario.
Lee lo que escribió San Luis Grignion de Montfort: “Por mi parte, no he encontrado nada más poderoso, para traer el Reino de Dios, que rezar el santo Rosario y meditar los quince misterios que encierra.
Creedme, si queréis llegar a un alto grado de perfección, rezad todos los días el santo Rosario: “Este es un secreto admirable para alcanzar la perfección”.
Y San Pablo de la Cruz añadía: “Mientras tenga aliento, rezaré el Rosario; cuando mis labios no puedan pronunciarlo, lo rezaré con el corazón”.
Y ahora te lo digo yo con mi experiencia sacerdotal: ¿quieres mantener unido tu hogar? Reza el Rosario en familia. “Familia que reza unida, familia que vive unida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *