Encarnación será sede del 30° Encuentro de Diócesis de Frontera Mayo 2015

La Diócesis de Encarnación será sede del Trigésimo Encuentro de Diócesis de Frontera los días 18, 19 y 20 de mayo del 2015. Este encuentro reúne a representantes de las Diócesis de Argentina: Diócesis de Concordia, Goya, Morón. Brasil: Diócesis de Bagé, Chapecó, Pelotas, Rio Grande, Santo Ângelo, Uruguaiana. Uruguay: Diócesis de Melo, Salto y Tacuarembó y Paraguay: Diócesis de Encarnación.
Esta actividad se decidió llevar a cabo, luego de la 29º reunión de Diócesis de Frontera realizado en Melo, Uruguay, donde participaron los representantes de la Diócesis de Encarnación, el P. Adolfo Benítez y el P. Darío Silvero. Se realiza dentro del contexto de la celebración de los los 400 años de su fundación de Encarnación por San Roque González, -primer santo paraguayo- mártir de las Misiones Jesuíticas  que abarcaron parte de los territorios de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. Igualmente se realiza el encuentro en el marco de los 50 años de la clausura del Concilio Vaticano II serán motivo de celebración y reflexión, en especial en lo que concierne a la vocación y misión del laico, con testimonios laicales de los cuatro países.
Para el referido Encuentro se ha definido como tema: Los vecinos se encuentran para compartir, reflexionar y celebrar la vocación y misión del laico a partir de la eclesiología del Vaticano II en tiempos de conversión pastoral por una vida más plena y digna de nuestros pueblos.

 

Como texto inspirador se ha tomado el pasaje de Mateo 5,13-16: Sal y Luz de la Tierra: Ustedes son la sal de la tierra.  También se reflexionará sobre dos textos del Magisterio: Los seglares y Los fieles laicos. El Encuentro de Diócesis de Frontera, se trata de un acontecimiento siempre muy esperado por todos, teniendo en perspectiva la importancia del encuentro cordial y fraternal de hermanos y hermanas que integran nuestras Iglesias particulares, en el cual se reflexiona sobre temas de relevancia para nuestras acciones pastorales y misioneras. Pretendemos estrechar los lazos de amistad de nuestros pueblos y compartir problemas y desafíos que nos envuelven y nos afectan. En nombre de la fe cristiana, movimos y sostenidos por el Espíritu Santo, habremos de encontrar caminos viables para nuestras urgencias.
El Concilio Vaticano II continúa desafiándonos a ser una Iglesia auténticamente misionera, que responda positivamente a los anhelos y necesidades de las poblaciones que viven clamando por más vida, libertad, colegialidad, corresponsabilidad, participación y comunión.
Cabe destacar, que estos encuentros se iniciaron en 1991 (al comienzo se hacían dos al año) ante la creación del MERCOSUR. Los vecinos de uno y otro lado de las fronteras comenzaron a percibir que las líneas que separaban los países se iban haciendo cada vez más delgadas. Sensibles ante esta nueva realidad, obispos, sacerdotes, religiosas y fieles laicos de las diócesis “fronterizas” comenzaron a reunirse periódicamente en lugares como Salto, Uruguaiana, Concordia, Santo
Ângelo, Posadas, Foz do Iguaçu, Rivera… Con una mirada de Iglesia, una mirada “pastoral”, las sucesivas reuniones fueron abordando temas como el mismo MERCOSUR y sus efectos en la vida de los pueblos y problemas fronterizos o comunes a los países como las migraciones, el tráfico de personas, los problemas ambientales, las adicciones, la religiosidad popular y muchos otros. Cada evento es convocado bajo un lema que comienza invariablemente “Los vecinos se encuentran para compartir y reflexionar sobre…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *