EVANGELIO DEL DIA: Señor hemos creído

Del santo Evangelio según san Juan 8, 31-42
En aquel tiempo, Jesús dijo a los que habían creído en Él: “Si se mantienen fieles a mi palabra, serán verdaderos discípulos míos, conocerán la verdad y la verdad os hará libres”. Ellos replicaron: “Somos hijos de Abraham y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Serán libres?” Jesús les contestó: “Yo les aseguro que todo el que peca es un esclavo y el esclavo no se queda en la casa para siempre; el hijo sí se queda para siempre. Si el Hijo les da la libertad, serán realmente libres. Ya sé que son hijos de Abraham; sin embargo tratan de matarme, porque no aceptan mis palabras. Yo hablo de lo que he visto en casa de mi Padre: ustedes hacen lo que han oído en casa de su padre”. Ellos le respondieron: “Nuestro padre es Abraham”. Jesús les dijo: “Si fueran hijos de Abraham, harían las obras de Abraham. Pero tratan de matarme a mí, porque les he dicho la verdad que oí de dios. Eso no lo hizo Abraham. Ustedes hacen las obras de su padre”. Le respondieron: “Nosotros no somos hijos de la prostitución. No tenemos más padre que a Dios”. Jesús les dijo entonces: “Si Dios fuera su Padre me amarían a mí, porque yo salí de Dios y vengo de Dios; no he venido por mi cuenta, sino enviado por Él”. Oración introductoria
A pesar de todo, Señor, Tú aún me quieres. Vengo a agradecerte y decirte que creo firmemente que me quieres. Enséñame a ser desprendido de corazón hacia las cosas de este mundo y enséñame a comprender que Tú no necesitas mi amor, pero que yo necesito amarte para ser feliz. Enséñame que el amor es un acto libre del hombre y que el apego a las cosas de este mundo o el amor por interés, no es amor, sino esclavitud. Dame un corazón puro para amar de verdad, un corazón que sea indiferente hacia todo lo que no sea Tú mismo. En ti, Dios amor, todo lo podemos, todo lo buscamos y todo lo esperamos desde tu corazón.
Petición
Señor, Tú lo has dicho: mi Padre y vuestro Padre. Dame la fuerza de profesar un amor real y apasionado hacia Dios, que se realiza en una relación de fe y entrega a tu voluntad, porque el que ama a tu Padre, lo ama por medio de ti y en ti, y permanece en tu amor, verdad libertadora.
Fuente: Catholic.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *