Fragmento de la presentación del nuevo Obispo de la Diócesis Mons. Francisco Javier Pistilli en el día de su Ordenación

“…Cuando he comenzado esta tarea, sobre todo la tarea de ser maestro de novicios,  mi meta fue sobre todo, ayudar que se cumpla lo del Evangelio, traer salud, ayudar a que los fieles sean sanos, sanos del alma, sanos del cuerpo, sanos con sus vínculos, sanos para trabajar, sanos de la realidad, de los que se dejan llevar por la misericordia. Pensando en mi lema Episcopal -“Alegrense”- quiero que Encarnación se haga bella, especialmente en la belleza de compartir y vivir la vida, en la superación de nosotros mismos, de nuestros límites y de tantos males que nos aquejan, sobre todo en la alegría de la fe en Cristo. Ese Cristo que nos supera con su gracia, en la alegría de los que rezan todos los días. No nos cansemos de rezar porque es una gran fuente de nuestra alegría.
Queridos hermanos pido que nos unamos para trabajar juntos y seamos uno en Jesús. Hombres y mujeres de Itapúa, todos los que buscan el bien, tratemos de responder a las necesidades de nuestra patria, del lugar donde vivimos y enfrentemos todos juntos los males que nos aquejan. Trabajemos juntos y sumemos esfuerzos. Que cuidemos a nuestros niños, a nuestros jóvenes, a nuestros adultos, a nuestras mujeres, la salud, la vida, el trabajo, como nos pide el Papa. Cuidemos nuestra salud física, espiritual, moral de esta tierra. Cuidemos también a aquellos que son distintos y que salgamos al encuentro con un corazón misericordioso, que verdaderamente vivamos la Encarnación de Jesús, para que la paz se haga realidad en cada uno de nuestros corazones. Muchas gracias a todos”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *