GOTAS DE PAZ: Reflexiones diarias del Hno. Mariosvaldo Florentino. Capuchino

“Tomás le respondió: Señor mío y Dios mío”
La fiesta de santo Tomás que hoy celebramos nos invita a verificar nuestra fe. Todos podemos tener dudas, pero Dios espera que yo no esté encerrado en ella. No es un problema dudar. El problema es decidir que no quiero creer. Hay personas que no quieren creer para no tener que cambiar de vida. No es que ellas duden de la existencia de Dios, sino que quieren que él no exista. No quieren reconocerlo. Con estos no hay nada que hacer. Sin embargo, al que duda pero quiere encontrarse con Dios, ciertamente Dios se le mostrará y dirá como Tomás: Señor mío y Dios mío.
Paz y bien.
Hno. Mariosvaldo Florentino, capuchino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *