Infancia y Adolescencia Misionera (IAM)

La Obra de la Infancia Misionera fue fundada en 1843, por un Obispo francés, monseñor Carlos Augusto de Forbin-Janson, obispo de Nancy (Francia), motivado por las cartas y noticias de misioneros que le escribían, sobre todo desde China, contándole la difícil situación de las niñas de ese país. El principal objetivo de la IAM es ayudar a otros niños y adolescentes con sus oraciones y acompañamientos.
En la actualidad son coordinadores diocesanos de la IAM Noemí Angélica Sandoval y Celicia Martínez, y como asesor el presbítero Bernardo Martínez.
Quiénes pueden ser miembros de la IAM?
Pueden ser miembros de la Infancia y Adolescencia Misionera, todos los niños y adolescentes bautizados hasta los 17 años (4 a 12 se consideran niños, y de 12 a 17, adolescentes).
Un niño/adolescente misionero:
•    Ayuda con su ofrenda económica a los niños/adolescentes más necesitados del mundo entero.
•    Comunica el espíritu misionero a otros niños/adolescentes y apoya los servicios misioneros de los otros grupos de su comunidad.
•    Colabora en las actividades misioneras de la parroquia
•    Se comunica con niños y adolescentes misioneros de los países de misión.
•    Realiza otros servicios en favor de los niños y adolescentes.
•    Participa en las actividades de la IAM, especialmente en los encuentros periódicos del grupo (sobre todo, si es asociado), en la Jornada anual de la IAM, y conforme a su necesidad y a sus posibilidades, en los demás servicios que ella le ofrece.
Sus compromisos
Los niños y adolescentes de la IAM se comprometen a vivir cinco consignas desde el día en que pasan a formar parte de la Obra y, de manera especial, desde que hacen su consagración. A través de ellas, los niños recuerdan la espiritualidad cristiana, con dimensión apostólica y misionera.
Conozcamos al Señor: No podemos amar a Dios si no lo conocemos. Conozcámoslo escuchando su palabra y hablándole. Todo niño y adolescente aprende a vivir con El y a vivir como El. El niño/adolescente misionero hace continuamente su escuela de amor con Jesús.
Oremos: Es necesario orar todos los días para recibir la luz, el amor de Dios y la fortaleza para cumplir nuestra misión. Jesús nos dijo que: “Donde hay dos o más reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18,20). Por eso, además de la oración personal diaria, en los encuentros de grupo, siempre hemos de tener momentos de oración para pedir por los niños no cristianos del mundo, por los niños y adolescentes necesitados, por los misioneros, y para ser fortalecidos nosotros mismos. Así, todo niño/adolescente misionero se hace “contemplativo en la acción”, como nuestra patrona Santa Teresita del Niño Jesús.
Sacrifiquémonos: El regalo que Jesús ofreció a su Padre fue su propia persona: en todo momento hizo la voluntad de su Padre, se hizo obediente hasta la muerte en cruz. Jesús nos enseña que el mayor regalo que podemos hacer a Dios es la consagración de nuestra vida, aceptando y ofreciendo los sufrimientos que se nos presenten a diario por el bien de las misiones. También el niño y el adolescente misionero, ofrecen su vida por las misiones. Con alegría y generosidad comparten su fe, comunicando la luz y el amor de Dios, dando en cada encuentro su limosna por las misiones.
Comulguemos: Con esta cuarta consigna, el niño/adolescente misionero, aprende a participar en la Eucaristía dominical y la Reconciliación frecuente. El Cuerpo de Cristo nos alimenta y fortalece para cumplir nuestra misión. Es también un momento especial de comunión con nuestros hermanos en todo el mundo. El niño/adolescente misionero se une en Jesús  a todos sus hermanos.
Seamos misioneros: Hacen falta acciones y no tantas palabras, dando testimonio de amor, de paz y de la presencia de Dios en el mundo. El niño/adolescente misionero se siente enviado por Jesús a ser su pequeño gran misionero. Es misionero en su familia, en el colegio, con los amigos, en la parroquia. Por sus oraciones, limosnas e interés, es también misionero más allá de sus fronteras, al estilo de San Francisco Javier.
Da testimonio con su servicio alegre, humilde, sencillo, solidario y generoso. Hace amigos para Jesús con su testimonio y palabras, y ayuda a que otros niños y adolescentes también quieran ser amigos de Jesús y misioneros para Jesús
Decálogo del niño/adolescente misionero
1.- Un niño/adolescente misionero mira a todos los hombres con ojos de hermano.
2.- Un niño/adolescente misionero conoce a Jesús, ama como Jesús, no se avergüenza de hablar de Jesús.
3.- Un niño/adolescente misionero reza todos los días a su Padre Dios por sus hermanos, los niños y adolescentes de todo el mundo, y quiere que conozcan a su Madre, la Virgen.
4.- Un niño/adolescente misionero siempre dice ¡gracias!
5.- Un niño/adolescente misionero goza de poder dar, y de que los otros también puedan gozar al darle a él.
6.-  Un niño/adolescente misionero está alegre en el servicio.
7.- Un niño/adolescente misionero sabe que su persona es más necesaria que su dinero.
8.- Un niño/adolescente misionero es generoso aunque le cueste.
9.- Un niño/adolescente misionero busca soluciones y las encuentra.
10.- Un niño/adolescente misionero siempre piensa en «nosotros».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *