Jóvenes festejaron Día Mundial de la CVX en Betania

La Comunidad de Vida Cristiana CVX de Encarnación festejó su aniversario con una peña folklórica. El festejo por el Día Mundial de la CVX se realizó en el Centro de Espiritualidad y Formación Betania de Encarnación, el mismo comenzó hoy y continúa hasta mañana.
La Comunidad de Vida Cristiana (siglas CVX-CLC, de su nombre en español y en inglés) es una asociación internacional sin fines de lucro de cristianos laicos inspirada en el modelo de vida espiritual de Ignacio de Loyola y que cuenta con el apoyo de la Compañía de Jesús.
El Día Mundial de la CVX se festeja cada 25 de Marzo, Día de la Encarnación de Nuestro Señor Jesucristo. La espiritualidad de la CVX es la espiritualidad Ignaciana, centrada en Jesús, el hijo encarnado.
La Comunidad de Vida Cristiana es una asociación internacional de laicos formada por hombres y mujeres, adultos y jóvenes, de todas las condiciones sociales- que desean seguir más de cerca a Jesucristo y trabajar con El en la construcción del Reino, y que han reconocido en la Comunidad de Vida Cristiana su particular vocación en la Iglesia” (PG 4).
Sus miembros integran pequeños grupos que forman parte de comunidades más amplias a nivel regional y nacional, constituyendo UNA Comunidad Mundial, y están presentes en los cinco continentes y en casi 60 países (NC introducción). La Espiritualidad y la pedagogía de san Ignacio contempla cada persona y la ayuda a poner todo lo que es y tiene al servicio del Reino de Dios. Para ello, la invita a vivir en actitud de disponibilidad, dispuesta a cambiar su modo de actuar y pensar, ejercitándose en integrar constantemente experiencia, reflexión y acción. La CVX, deseando ser fiel a esta pedagogía, quiere formar hombres y mujeres que libremente se ofrecen al Señor y a su Iglesia, dispuestos a servir allí donde sean enviados.
El fundamento de la formación y renovación de la CVX es el valor de cada persona y la convicción de que cada uno tiene una vocación divina que abraza todas las dimensiones de su existencia. Somos llamados por Dios: El tiene la iniciativa, pero respeta nuestra libertad. La persona descubre esta llamada cuando escucha y hace suyos los deseos de Dios. Esa llamada de Dios es la vocación, que se manifiesta en nuestras inclinaciones más profundas y en nuestros deseos más auténticos. La respuesta libre al llamamiento de Dios da sentido y dignidad a nuestra existencia (NC 4).
La Comunidad de Vida Cristiana está regida en los Principios Generales, aprobados en 1971 y revisados en 1990. Desde 2003 en la Asamblea Mundial en Nairobi se concibe bajo el lema: “un cuerpo apostólico para la misión”. Los Ejercicios Espirituales de Ignacio de Loyola son la fuente e instrumento característico de su espiritualidad.
La Comunidad de Vida Cristiana fue reconocida formalmente en 1967 durante la 4ª Asamblea Mundial en Roma –anteriormente se denominaba Congregación Mariana. Entre 1967 y 1990 se empleó la denominación «Las Comunidades de Vida Cristiana» pero en la asamblea efectuada en México en 1990 se modificó su nombre al considerarse la CVX a sí misma «[…] un solo cuerpo apostólico que responde a un solo mundo»; de igual forma se renuevan los Principios Generales y se enfocan hacia la realidad de América Latina con una especial opción por los más necesitados.
El 3 de diciembre de 1990 el Consejo Pontificio para los Laicos decretó la erección de la Comunità di Vita Cristiana como asociación internacional de fieles de derecho pontificio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *