La importante labor del Monaguillo

Los monaguillos cumplen una importante función en la estructura de la Iglesia Católica y especialmente en la Diócesis de Encarnación.
Es importante considerar y resaltar  este importante servicio que muchas veces pasa desapercibido por muchos. En cada misa hay cientos de niños/as en toda la Diócesis que sirven silenciosamente en el altar, a veces medio distraídos, en otros juguetones, divertidos, animados, todo esto forma parte de la alegre celebración de la Misa.
Los monaguillos son ministros, niños o jóvenes, que asisten al sacerdote, en todas las celebraciones de la liturgia y procesiones. Los monaguillos desempeñan diversas funciones en el altar (acompañar al sacerdote, llevar al altar el pan, vino y agua; retirar el cáliz, etc.) con el objeto de ayudar al orden y belleza litúrgica, además de incentivar la participación, la devoción y el recogimiento de los fieles. En estos menesteres hace algunas de las funciones del acólito, pero sin haber recibido esta orden menor. En la Instrucción Redemptionis Sacramentum, párrafo 47 menciona: “Es muy loable que se conserve la benemérita costumbre de que niños o jóvenes, denominados normalmente monaguillos, estén presentes y realicen un servicio junto al altar, como acólitos, y reciban una catequesis conveniente, adaptada a su capacidad, sobre esta tarea. No se puede olvidar que del conjunto de estos niños, a lo largo de los siglos, ha surgido un número considerable de ministros sagrados. Institúyanse y promuévanse asociaciones para ellos, en las que también participen y colaboren los padres, y con las cuales se proporcione a los monaguillos una atención pastoral eficaz. Cuando este tipo de asociaciones tenga carácter internacional, le corresponde a la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos erigirlas, aprobarlas y reconocer sus estatutos. A esta clase de servicio al altar pueden ser admitidas niñas o mujeres, según el juicio del Obispo diocesano y observando las normas establecidas”. En su mensaje a los monaguillos el Papa Juan Pablo II nos afirma que “el monaguillo ocupa un lugar privilegiado en las celebraciones litúrgicas. Quien sirve en la Misa, se presenta a una comunidad. Experimenta de cerca que en cada acto litúrgico Jesucristo está presente y obrante. Jesús está presente cuando la comunidad se reúne para orar y dar gloria a Dios. Jesús está presente en las palabras de las Sagradas Escrituras. Jesús está presente sobre todo en la Eucaristía en los signos de pan y del vino. Él actúa por medio del sacerdote que in persona Christi celebra la Santa Misa y administra los Sacramentos “El Sacrosanctum Concilium, en su párrafo 29 menciona que “los monaguillos desempeñan un auténtico ministerio litúrgico; han de ejercer su oficio con orden y sincera piedad; y con este fin es preciso que cada uno esté profundamente penetrado del espíritu de la liturgia y que sea instruido para cumplir su función”. Con lo anterior, entonces se puede decir que el monaguillo no es sólo un ayudante del sacerdote, sino que es un “servidor de Jesucristo, el sumo y eterno Sacerdote”.
Hay que tener presente que la labor de un monaguillo no sólo es una obligación, sino debe ser tomado como un gran honor, debe considerarse un auténtico servicio santo. Cada vez que el monaguillo se reviste con su hábito, debe recordar “al hábito bautismal, cuyo significado profundo expone san Pablo: En efecto, todos los bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo (Ga 3,27)”. El papa Juan Pablo II les recuerda a los monaguillos que antes de haber sido revestidos con el hábito del monaguillo, fueron revestidos con el traje bautismal y es el bautismo el punto departida del “auténtico ministerio litúrgico “El monaguillo a menudo sostiene en la mano una vela. Eso nos hace pensar en lo que dijo Jesús en el Sermón de la Montaña: “Ustedes son la luz del mundo” (Mt 5, 14). Su servicio no puede limitarse al interior de una iglesia. Debe irradiarse en la vida de todos los días: en la escuela, en la familia y en los diversos ámbitos de la sociedad, dado que quien quiere servir a Jesucristo en el interior de una iglesia debe ser su testigo por doquier. Entonces, se puede decir que un monaguillo es:• Un muchacho que a través del Bautismo se convirtió en amigo y seguidor de su maestro Jesús.• Un muchacho que tiene la función de servir en el altar (llevando las vinajeras, candeleros, incienso, cruz, vasos sagrados, sonando la campana, etc.)• Un muchacho que se compromete a ser mejor en la familia, la escuela, la capilla, el puesto, etc. Siendo sincero, obediente y contento. El monaguillo es servidor El monaguillo es destinado al servicio del altar y ayuda del sacerdote y del diácono”, dice la Introducción General del Misal (no 65). La palabra clave en esta frase es “servicio”. El monaguillo está llamado a servir, muy en especial en la celebración eucarística. Cristo y el prójimo sirven. También la comunidad creyente y el mundo sirven: todos los cristianos están llamados a servir. El monaguillo tiene el privilegio de expresar y vivir esta vocación. En el servicio de la liturgia. Pero de esta nobleza de su función, fluye también el deber de cumplir esta tarea de servicio de una manera constante, digna, alegre y devota. Y eso sólo es posible si conoce bien su tarea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *