Para conocer un poco más la estructura de la Iglesia Católica

Más abajo presentamos un glosario para comprender un poco más la estructura de nuestra Iglesia Católica, más específicamente la conformación de una Diócesis, entre otros aspectos que se explicitan a pedido de algunos fieles de la Diócesis de Encarnación.
GLOSARIO
DIÓCESIS: Según el Canon 369), el término diócesis proviene de un verbo que en griego significa “administrar”.
“La diócesis es una porción del pueblo de Dios cuyo cuidado pastoral se encomienda al Obispo con  la cooperación del presbiterio, de manera que, unida a su pastor y congregada por él en el Espíritu Santo mediante el Evangelio y la Eucaristía, constituya una Iglesia particular, en la cual verdaderamente está presente y actúa la Iglesia de Cristo una, santa, católica y apostólica”  CIC 369
La Diócesis está definida por el territorio, pero abarca a todas las personas que se encuentran en ese espacio, sean bautizados o no. Es importante destacar la misión que tiene el Obispo, ayudado por los sacerdotes, de cuidar y atender a todas las personas que se encuentran dentro de la diócesis.
Diócesis también es sinónimo de Iglesia particular.
La Diócesis de Encarnación tiene como ciudad de cabecera a Encarnación, porque allí reside el Obispo.

PRELATURA Y ABADÍA TERRITORIAL (CANON 370): Estas Iglesias particulares se parecen mucho a las diócesis. Sin embargo, hay dos elementos que las distinguen de ellas. Por una parte, en el caso de estas ju¬risdicciones la porción del pueblo de Dios está determinada por una delimitación territorial. Por otra parte, el Pastor que las preside es un Prelado o un Abad, con la misma función de un obispo en una diócesis.
VICARIATO APOSTÓLICO, PREFECTURA APOSTÓLICA Y ADMINISTRACIÓN APOSTÓLICA (CANON 371)
El adjetivo apostólica indica en nombre del cual se presiden dichas jurisdicciones: El papa preside las mismas y a través de ellas realiza la dimensión misionera de su ministerio, son iglesias de tierras de misión, donde todavía no está implantada la Iglesia. Las dos primeras son previas a una Diócesis, se caracterizan por la precariedad. Las administraciones apostólicas son para situaciones más graves, por carácter, en general político.
OBISPO.
Los Obispos son, como sucesor de los Apóstoles, Pastores en la Iglesia. Puestos al frente de una Iglesia particular, desempeñan en ella en nombre de Cristo el oficio de enseñar, santificar y gobernar. Asimismo el Obispo, es ayudado en su tarea de gobierno por la curia diocesana quien le ayuda a cumplir rectamente sus funciones ocupándose de diversas tareas y aspectos que hacen a la vida de la Diócesis.
El episcopado es un sacramento. El Concilio Vaticano II puso en evidencia la sucesión apostólica que se sigue en los Obispos. Cristo envía a los Doce Apóstoles, con una misión que debe durar por todos los tiempos. Los Doce eligen a sus sucesores, los Obispos, que son Pastores de la Iglesia en cuanto sucesores de los Apóstoles
El ministerio pastoral propio de los Obispos los constituye maestros de la doctrina (doctrinae magistri), sacerdotes del culto (sacri cultus sacerdotes) y ministros para el gobier¬no (gubernationis ministri).
Diversas formas o sinónimos para nombrar al Obispo
Monseñor, Pastor de la iglesia particular, Obispo Ordinario, Obispo Titular.
TIPOS DE OBISPO (CANON 376)
El ordenamiento canónico distingue hoy dos tipos de Obispo: diocesanos y titulares.
OBISPO DIOCESANO es aquel que tiene a su cargo el cuidado pastoral de una diócesis. Todos los demás se llaman titulares.
b)La expresión Obispo titular proviene del tiempo en que por el avance de los bárbaros y los musulmanes sobre tierras cristianas, los Obispos se veían obligados a abandonar sus diócesis. Aunque esas tierras quedaran en manos de paganos y la Iglesia perdiera toda presen¬cia en ellas, la Santa Sede seguía considerando que las mismas existían, y cuando morían sus Obispos que habían huido a tierras cristianas, asignaba el título de esas diócesis a otros Obispos que no tenían el gobierno de una Iglesia particular. Se los llamaba Obispos in partibus infidelium. Se fue extendiendo esta costumbre para conservar vivo el recuerdo de todo tipo de diócesis que por diversas circunstancias han dejado de existir. Actualmente, además de concederse el título de estas diócesis desaparecidas a Obispos que no tienen el gobierno de una diócesis, conservan el título de su diócesis los Obispos a quienes por razón de edad o enfermedad se les acepta la renuncia al gobierno misma. En este caso se los designa con el título de OBISPO EMÉRITO de la diócesis a cuyo gobierno renuncio.
También se llaman titulares a los OBISPOS COADJUTORES, que tienen el título de la Iglesia de la cual son coadjutores, que les tocará presidir cuando cese en su oficio el Obispo diocesano al que ayudan con su oficio de coadjutor. En este caso se lo llama Obispo coadjutor.
ARZOBISPO
El arzobispo es un obispo al que se le atribuye una preeminencia, simplemente honorífica, sobre los demás obispos. La dignidad de un arzobispo se fundaba, en sus orígenes, en el hecho de que a los obispos de las metrópoli se les atribuía una preeminencia incluso jurisdiccional sobre los obispos de los municipios, que eran llamados obispos sufragáneos. Hoy en día, la dignidad del arzobispo no está necesariamente vinculada a una sede importante; en algunos casos, es un título puramente honorífico conferido por el Pontífice a la persona. Sólo en cuanto metropolitano, el arzobispo tiene obligaciones y jurisdicción claramente definidas por el Derecho Canónico.
ORDENACIÓN INTERNA DE LA IGLESIA PARTICULAR
Organismos y personas que ayudan al Obispo a desarrollar su misión como pastor de la Iglesia particular.
1. SÍNODO DIOCESANO (cánones 460-468)
El término sínodo está indicando los caminos que se juntan o las personas que convienen o coinciden en un camino. De allí que se aplique a los convenios, reuniones o asambleas de personas que tratan de resolver juntos los temas que los ocupan. Existen sínodos desde el comienzo mismo de la Iglesia. La primera referencia que tenemos de una reunión de este tipo la encontramos en la Escritura, y es el primer Concilio Ecuménico reunido en Jerusalén.
a) Miembros del Sínodo Diocesano: Está formado con miembros representativos de todas las categorías de fieles presentes en la porción del Pueblo de Dios de la diócesis. Algunos forman parte del sínodo por prescripción del derecho, otros por elección hecha por el Pueblo de Dios, otros por designación que realiza el Obispo diocesano y otros por invitación.
a.1) Miembros por derecho: el Obispo coadjutor, como los Obispos auxiliares;  los Vicarios generales, Vicarios episcopales, y el Vicario judicial; los canónigos de la iglesia catedral, los miembros del Consejo presbiteral, el Rector del seminario mayor diocesano; y los Decanos.
a.2) Miembros elegidos: Laicos; un presbítero; algunos superiores de institutos religiosos y sociedades de vida apostólica de la diócesis con casa en la diócesis.
a.3) Miembros designados: El Obispo diocesano puede convocar otros miembros, ya sean clérigos, miembros de institutos de vida consagrada o laicos, según su propia elección.
a.4) Observadores invitados: el Obispo diocesano de invitar al sínodo algunos observadores, ministros o simples fieles de comunidades eclesiales de hermanos separados.
b) Potestad: El Obispo diocesano es quien determina los temas que deben ser tratados en el sínodo diocesano. El único legislador en el sínodo diocesano es el Obispo diocesano, que lo preside. Los demás miembros ayudan al Obispo con su voto consultivo. Sólo el Obispo diocesano firma las declaraciones y decretos sinodales, y autoriza la publicación de los mismos.
CONSEJO PRESBITERAL Y COLEGIO DE CONSULTORES
1. CONSEJO PRESBITERAL

Los sacerdotes son colaboradores necesarios del Obispo, con quien forman un único presbiterio. Esto significa que el Obispo no puede prescindir de su colaboración para rea¬lizar eficazmente su propio ministerio.
a. Naturaleza y función del Consejo Presbiteral (cánones495-496). El Consejo Presbiteral es como un senado del Obispo. Este Consejo presbiteral es como un grupo estable, que debe existir obligatoriamente en todas las diócesis.  La finalidad de este Consejo es ayudar al Obispo diocesano en la función específica que le corresponde por oficio y misión de gobernar la diócesis. El gobierno, por otro lado, tiene la finalidad de proveer de la mejor manera posible al bien pastoral de la porción de fieles que se ha confiado al cuidado del Obispo con la ayuda de su presbiterio. El Consejo presbiteral tiene que tener estatutos, aprobados por el Obispo diocesano.
b. Miembros del Consejo Presbiteral (cánones 497-499): Hay tres modos de pasar a ser miembro del Consejo presbiteral: por elección de los sacerdotes de la diócesis, en virtud del propio oficio, o por designación del Obispo dioce¬sano, en determinadas proporciones.
2. COLEGIO DE CONSULTORES
El Colegio de Consultores, es un grupo formado por no menos de 6 ni más de 12 sacerdotes, elegidos libremente por el Obispo de entre los miembros del Consejo presbiteral. Duran en su cargo 5 años, pero de modo tal que cumplidos los 5 años, siguen en su cargo hasta que el Obispo nombre al nuevo Colegio de Consultores.
3 CONSEJO PASTORAL
El Consejo pastoral es un grupo de fieles, al que se le confía la tarea de: a) estudiar (investigare) todo lo que se refiere a las tareas apostólicas, b) ponderar (perpendere) y, c) proponer conclusiones prácticas.
No es un organismo obligatorio. Del Consejo pastoral se dice: investigar, ponderar y proponer, y del Consejo presbiteral se dice: ayuda en el gobierno de la diócesis.
El Obispo que es el que tiene el ejercicio de la potestad de gobierno en la diócesis, se sirve del Consejo pastoral para conocer los problemas de la Iglesia particular que le ha sido encomendada, y a la hora de tomar las decisiones se apoya en sus colaboradores inmediatos que por el sacramento del orden son sus colaboradores también necesarios, participan subordinadamente porque no tienen la plenitud del sacramento del orden pero sí subordinadamente.
Miembros del Consejo Pastoral: El Consejo pastoral deber ser expresión de toda la Igle¬sia particular. Por eso, clérigos, miembros de Institutos de vida consagrada, y sobre todo laicos.  El Obispo debe fijar los criterios para la designación de los miembros, cuidando que estén representadas las regiones, las condiciones sociales, las profesiones, las diversas tareas, y parte del apostolado de la diócesis. Los miembros son designados por un tiempo, si queda vacante la sede desaparece el Consejo pastoral.
El Obispo es el que preside el Consejo pastoral, igual que sucede por otra parte con el Consejo presbiteral, y por eso es el que lo convoca, el que decide si se hace público o no lo que se ha conversado en el Consejo. Este tiene voto solamente consultivo, propone pero no resuelve, salvo que en alguna situación determinada el Obispo le conceda ese voto deliberativo. Si el Obispo da voto deliberativo, es él quien está sujetándose porque quiere esa deliberación.
El Consejo no es obligatorio en la diócesis. Pero si existe, debe funcionar. Por eso, por lo menos una vez al año debe reunirse.
CURIA DIOCESANA “…Sus miembros no son simples funcionarios, sino colaboradores del ministerio pastoral del Obispo”. La Curia diocesana es un conjunto de organismos y perso¬nas que ayudan al Obispo en el gobierno de toda la diócesis, principalmente en tres aspectos: a) dirección de la actividad pastoral; b) administración; y c) ejercicio de la potestad judicial (canon 469). Estas personas que intervienen en la Curia, son de hecho los colaboradores más estrechos del Obispo.
El Obispo es el que nombra a todos los que desempeñan un oficio dentro de la Curia, ya que son sus colaboradores inmediatos. No se impide, sin embargo, que escuche al Consejo presbiteral a la hora de hacer los nombramientos de la Curia.
VICARIOS GENERAL Y EPISCOPAL
VICARIO GENERAL: Es un oficio obligatorio en todas las diócesis. Su función: es un alter ego del Obispo, lo ayuda con potestad ejecutiva ordinaria en todo el gobierno de la diócesis; no tiene una función sólo administrativa sino verdaderamente pastoral. Su potestad es ejecutiva, no legislativa ni judicial. El Obispo nombra libremente el Vicario, aunque puede valerse de consultas, si lo cree necesario. El Vicario General tiene rango de Monseñor.
El Vicario General debe ser un Sacerdote, 30 años cumplidos, doctor o licenciado en Derecho Canónico o Teología, o al menos experto en esas materias. Digno de fe, sana doctrina, rectitud, prudencia, expe¬riencia. No necesita ser sacerdote diocesano. No puede ser consanguíneo del Obispo hasta el 4º grado.
Cesación: Si se ha terminado su mandato (nombrado por cierto tiem¬po); La renuncia aceptada por el Obispo diocesano; La remoción intimada por el Obispo diocesano; La vacancia de la Sede; Sólo permanecen con la potestad del Vicario general o episcopal que sea Obispo auxiliar (y si es coadjutor, pasa a ser Obispo).
VICARIO EPISCOPAL: La función es la misma que la del vicario general, con la misma potestad ordinaria y vicaria pero limitada. Lo que cambia es que no es para todos los asuntos y para todo el territorio de la diócesis, sino que es limitada. Puede ser de alguno de estos tres modos: a un determinado territorio (decanato); a un determinado tipo de asuntos (educación); a un determinado tipo de personas (religiosos)
EL CANCILLER Y LOS OTROS NOTARIOS
Se trata de un oficio necesario a toda curia. El Canciller y el vicecanciller son en virtud de su oficio (can. 482 § 3), notarios y secretarios de la Curia. Puede haber, además, otros notarios, cuya firma sirva para dar fe pública de los documentos de la Curia. Estos notarios pueden ser nombrados en forma general, para todos los asuntos, o en forma específica, por ejemplo para los asuntos judiciales, e incluso para uno o varios asuntos determinados. Estas especificaciones deben constar en el nombramiento (can. 483). Son nombrados libremente por el obispo diocesano.
CONSEJO DE ASUNTOS ECONÓMICOS: En la diócesis el administrador es el Obispo, y no pueden ser dos consejeros quienes los ayuden, sino que debe contar necesariamente con un Consejo de asuntos económicos (canon 492).
En la diócesis debe existir un Consejo de Asuntos Económicos. No bastan dos Conse¬jeros. Deben ser por lo menos tres miembros.
Pueden ser sacerdotes, diáconos, laicos, hombres, mujeres, lo que importa es que sean verdaderamente peritos en cuestiones económicas y en leyes civiles, no sólo en económicas sino también en leyes civiles, porque muchas veces en la administración de los bienes el Código de derecho canónico se sujeta a lo que digan las leyes civiles. El Consejo de asuntos económicos es nombrado por un quinquenio, pueden ser renovados indefinidamente (can. 492 § 2).
EL ECÓNOMO: La diócesis es una persona jurídica (can. 373), a cuyo frente está el Obispo, que es, por lo tanto, su administra¬dor (can. 1279 § 1). Pero no es posible, normalmente, que él se dedique personalmente a esta administración.
La estructura de ayuda al Obispo en la administración de los bienes de la diócesis consta de dos polos: el Consejo de asuntos económicos dirigiendo la administración, y el ecónomo ejecutando lo que el Obispo decide junto con el Consejo de asuntos económicos.
La figura del ecónomo que debe existir, oficio obligatorio en la diócesis, a quien el Obispo nombra después de haber oído el parecer del Consejo de asuntos económicos y del Colegio de Consultores.
OBISPADO= Sede del Obispo, Curia diocesana
Es un organismo de la Iglesia Católica al servicio del Obispo para el  funcionamiento y organización de todas las actividades de la Iglesia diocesana.
DECANATO: Se denomina al Conjunto de parroquias, vecinas entre sí, en que se divide una diócesis para organizar su acción pastoral con criterios comunes para facilitar el crecimiento de sus comunidades. El decano gobierna el decanato.
La Diócesis de Encarnación se divide en 4 decanatos: Decanato Encarnación; Decanato Centro; Decanato Norte y Decanato Norte.
SACERDOTE
Es un hombre ordenado para celebrar el sacrificio de la misa y realizar o tras tareas propias del  ministerio pastoral. Es el ministro del culto divino y en especial del mayor acto de culto, la celebración de la eucaristía.
Por su ordenación, el sacerdote queda investido de facultades más que de derechos, el ejercicio de estas facultades (celebrar Misa, perdonar pecados, predicar, administrar los sacramentos, dirigir y cuidar al pueblo cristiano) está reglamentado por el derecho común de la Iglesia, por la jurisdicción del obispo y por el oficio o cargo de cada sacerdote.
Diversas formas de decir sacerdote
Presbítero, cura, clérigo, pastor, religioso.
¿Quién es un cura párroco?
Es el sacerdote que,  estando bajo la autoridad del Obispo, tiene a su cargo la cura pastoral de una parroquia. Es el pastor propio que cumple ciertas funciones pastorales en la vida de las comunidades diocesanas.
El párroco en esa comunidad cumple las funciones de enseñar, santificar y regir, con la cooperación también de otros presbíteros o diáconos, y con la ayuda de fieles laicos.
¿Quién es un vicario parroquial?
Es un sacerdote que ayuda, colabora con el párroco y que comparte su solicitud pastoral, bajo su autoridad.
Al párroco y al vicario parroquial se los considera conjuntamente responsables de la cura pastoral de la parroquia.
El vicario parroquial no sólo ayuda al párroco en su actividad pastoral en todo el ámbito de la parroquia, sino que también debe suplirlo cuando está ausente. El vicario parroquial debe hacerse cargo de la parroquia si ésta queda vacante o el párroco está impedido de ejercer su oficio. Durante esta suplencia, corresponden al vicario parroquial todas las funciones del párroco en la conducción de la parroquia, ya que asume todo el régimen de la misma.
¿Qué es un capellán?
El capellán es un sacerdote a quien se encomienda establemente, al menos en parte, la atención  pastoral de alguna comunidad o grupo de fieles, generalmente una capilla u oratorio, en un convento u orfelinato, hospital o prisión. También un sacerdote u otro ministro sagrado nombrado para servir a una clase especial de personas, tal como las fuerzas armadas o autorizado para guiar un servicio religioso en las asambleas de organizaciones fraternales, legislatura y otras entidades.
El capellán tiene como funciones confesar, administrar la eucaristía, la unción de los enfermos, y también conferir el sacramento de la confirmación a los que se encuentran en peligro de muerte.
Corresponde al capellán celebrar u organizar las funciones litúrgicas, pero no le está permitido inmiscuirse en el régimen interno del instituto.
Ejemplo: Capellanes de colegios Católicos, Universidades, de Hospitales, de la Policía, de la penitenciaría.
CARDENAL: Es la más alta dignidad después del Pontífice Romano. Tiene dos funciones fundamentales: Auxiliar y asesorar al Papa en el gobierno de toda la Iglesia.
Cuando la Santa Sede está vacante, gobernar colectivamente la Iglesia Universal hasta la designación del nuevo Papa.
La elección y nombramiento de los Cardenales compete exclusivamente al Papa, quien los elige entre los miembros destacados del Episcopado de las diversas naciones y entre los eclesiásticos más distinguidos por su ciencia y sus servicios en la Curia Romana. Su número es variable, al arbitrio también del Sumo Pontífice hasta un máximo de 120. Actualmente son obispos, aunque en el momento de la elección pueden ser sólo sacerdotes.
Los cardenales son consultados también por el Papa en la causa de los santos.
Los cardenales tienen la misión de elegir, entre ellos, al Papa, en una reunión llamada Cónclave (‘con clave‘ o ‘con llave‘. Se encierran a deliberar y votar).
El Papa puede llamar a una reunión del colegio de cardenales, denominada “Consistorio”. Hay consistorios ordinarios y extraordinarios.
PARROQUIA
La parroquia es  una determinada comunidad de fieles constituida de modo estable en la diócesis;  la cual es presidida por un sacerdote (párroco), que, en nombre del Obispo, cuida y estimula pastoralmente la comunidad parroquial.
La parroquia comprender a todos los fieles de un territorio determinado o de un grupo de fieles determinado.
En la parroquia debemos destacar el Consejo Pastoral Parroquial: se compone de representantes  de toda la comunidad parroquial (sacerdotes, religiosos, religiosas y sobre todo seglares), y su  labor consiste en reforzar, asesorar, coordinar el trabajo pastoral de la comunidad cristiana. Es signo  de comunión y corresponsabilidad, promotor de la evangelización, representante de la comunidad y estimulador del trabajo pastoral.
CAPILLA
Una capilla es un tipo de oratorio que puede ser independiente (en torno a ella se constituye una pequeña comunidad de fieles) o formar parte de una estructura o edificio mayor (las que están dentro de los templos o los colegios, por ejemplo).
Están dedicadas a un santo o advocación particular.
Las capillas se encuentran dentro de la jurisdicción de una parroquia, y son atendidas por el  párroco de la misma. En torno a ella generalmente se constituye una  comunidad más pequeña de fieles pero que también forman parte de la comunidad parroquial. Puede haber más de una capilla por parroquia, y las mismas se erigen para poder atender mejor a la comunidad que reside en torno a ésta.
IGLESIA = Ecclesia, Asamblea
La “Iglesia” es el pueblo convocada por Dios. La Iglesia de Dios existe en las comunidades locales y se realiza como asamblea litúrgica, sobre todo eucarística. La Iglesia vive de la Palabra y del Cuerpo de Cristo y de esta manera viene a ser ella misma Cuerpo de Cristo.
La Iglesia es la gran comunidad fundada por Cristo y constantemente sostenida por el Espíritu Santo para continuar su presencia y acción en el mundo. A ella pertenecen todos los bautizados.
No es correcto decir ‘Iglesia Paraguaya”. La Iglesia Católica es una sola, es universal, sí es correcto decir, Iglesia Católica en el Paraguay.
CATEDRAL
Es el templo que se constituye en la sede oficial del obispo, donde está permanentemente la cátedra, la sede episcopal. Es, por lo tanto, la Iglesia madre de una diócesis.
La catedral se consagra cuando se erige como tal. La fecha de consagración y de su fiesta titular deben observarse en ella  litúrgicamente.
BASÍLICA
La designación de “basílica” solo la puede dar el Papa, a una Iglesia sea esta o no catedral.
Es el templo notable por su antigüedad, extensión o magnificencia. Se le asigna el nombre de  basílica por  costumbre inmemorial o por concesión papal. Ej.: en nuestro país, la única Basílica es la de la “Virgen de Nuestra Señora del Pilar” de la ciudad de Pilar. El de Caacupe es un Santuario Nacional, no Basílica.
SANTUARIO
“Con el nombre de santuario se designa una iglesia u otro lugar sagrado al que, por un motivo peculiar de piedad, acuden en peregrinación numerosos fieles, con aprobación del Ordinario del  lugar”.
Es el lugar  en que se venera la imagen o reliquia de un santo de especial devoción.
En estrecha relación con los santuarios, está la peregrinación de los fieles a los mismos.
Pueden ser o no  templos propiamente dichos.
La condición previa para que un lugar sagrado sea reconocido canónicamente como santuario  diocesano, nacional o internacional, es la aprobación del Obispo diocesano, de la Conferencia de  Obispos, o de la Santa Sede, respectivamente.

 

En la Diócesis de Encarnación: El Santuario Diocesano de Itacuá
Decanato: Conjunto de parroquias, vecinas entre sí, en que se divide una diócesis para organizar su acción pastoral con criterios comunes para facilitar el crecimiento de sus comunidades. El decano gobierna el decanato.
MISA
Es el sacrificio y banquete de la Eucaristía, es acto central de la Iglesia católica y el acto supremo de culto a Dios. El mismo Cristo que se ofreció a sí mismo una vez en el altar de la cruz, está presente y se ofrece en la misa.
La Eucaristía es la consagración del pan en el Cuerpo de Cristo y del vino en su Sangre que renueva mística y sacramentalmente el sacrificio de Jesucristo en la Cruz.
Sinónimos de misa: Celebración, eucaristía, oficio religioso, rito, ceremonia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *