Reflexiones del Dr. P. Manfred Wilhelm

Mis amigos: Otra de esas noticias que nos tienen “podridos”: “Diputada cambia víveres por cédulas. Hizo proselitismo, pero dijo que es para un censo, y luego admitió, que es parte del trabajo para el candidato oficialista.”
Publicaron fotos, donde se ve a esa Representante del pueblo con Cédulas de Identidad recogidas – para que no quepan dudas. Lástima, que primero ella miente al decir, que lo que hizo era “para un censo”, admitiendo luego que es parte del “trabajo para el candidato oficialista”. – ¡Te das cuenta, en qué país brebendario estamos viviendo, donde cada medio y cada pretexto vale para lograr propósitos egoístas!
Hace tiempo sabemos, que en la práctica, retener las Cédulas es una maniobra realizada comúnmente, sobre todo en el interior del país, y eso para asegurar los votos. En las zonas rurales saben, que la entrega de víveres es una forma de hacer proselitismo partidario que funciona muy bien. Por un lado, la gente anda pobre y acepta con gusto cualquier regalito, especialmente en forma de víveres. Además, muchos – ¡no todos! – carecen completamente de moralidad, porque nadie les había educado según principios civilizados y sobre todo: con principios cristianos. Así están dispuestos a vender su alma al diablo con tal de recibir alguna miserable limosna. Tal vez no saben tampoco, que lo único que no está a la venta en el mundo, es el carácter. Y no te olvides: La amistad comprada con dinero puede ser vendida también por dinero.
Aquel que desea defender la democracia tendría que saber, que en las elecciones los grandes temas son más importantes que los problemas, pero la experiencia nos enseña, que con la elección de Representantes tan inmorales no se solucionan los temas realmente importantes. La solución de ellos van a postergar nuevamente hasta las próximas elecciones. El político alemán von Bismarck (1815-1898) opinaba ya en su tiempo: “Nunca se miente tanto como antes de las elecciones.”
El escritor estadounidense Doug Larson (*1926) decía: “La democracia es un sistema que permite a la gente elegir a sus propios sinvergüenzas.” Lo malo es sólo que, al elegir o permitir que se elijan a esos sinvergüenzas, nos convertimos mismos en esa lacra de gente.
Nadie va a dudar, que la democracia es el mal menor entre todas las formas de gobernar un país. Sin embargo es un hecho – aquí sobre todo -, que la democracia sustituye al nombramiento de una minoría corrompida, por la elección hecha merced a una mayoría incompetente. Como la dicha de un pueblo depende de ser bien gobernado, la elección de sus gobernantes pide una reflexión profunda; pero el reflexionar – sobre todo en base a la enseñanza de Cristo -, parece ser un pedido sacado de otro sistema planetario.
Que tengas un FELIZ DOMINGO, y considera esa frase de William Ewart Gladstone (1809-1898), un estadista británico: “El político piensa en las próximas elecciones; el hombre de Estado en la próxima generación.”
Y a vos ¿qué te parece?

  Comentario exegético 4. Domingo de Pascua [B] (26.04.15) Evangelio Jn 10, 11-18
Jesús se caracteriza utilizando la imagen del Buen Pastor en comparación con un jornalero, en el sentido de que el verdadero pastor vive y se desvive completamente para sus ovejas. Eso se comprueba en situaciones de peligro por la vida, por ejemplo, cuando un lobo se acerca al rebaño para matar. Mientras que el pastor se arriesga y pelea por sus ovejas, el jornalero se da a la fuga simplemente para salvar su propio pellejo. “Dar su vida por otro” es una típica expresión de San Juan. La razón, por la cual el jornalero se da a la fuga es, que las ovejas no son de su propiedad, y por eso no piensa arriesgar su vida por ellas. Jesús se presenta con: “Yo soy el Buen Pastor”, y así quiere explicar, cómo hay que entenderlo, es decir: El arriesga y da su vida por los suyos.
Prosigue luego con las explicaciones: Describe la relación con sus ovejas, es decir: las conoce y ellas lo conocen – es un conocimiento mutuo. Es más: las conoce tanto, que las llama por su nombre, y como lo hace a menudo, ellas conocen hasta el sonido de su voz. Este conocer es más que un simple reconocer, incluye también amor.  
La predisposición de dar su vida hace referencia a la muerte de Jesús por nosotros, una muerte violenta. Esta muerte, sin embargo, es voluntaria para salvar a nosotros. La potestad de dar la vida recibió de parte del Padre celestial, es decir: incluye la expresa voluntad del Padre. Esa muerte significa un sacrificio agradable y adecuado para quitar los pecados del mundo. Si Jesús arriesgaría la vida sin la Voluntad del Padre, entonces no actuaría bien.
Las ovejas de que habla, son las personas que le son encomendadas por parte del Padre celestial. No pertenecen sólo al pueblo judío, sino también son de otras naciones. Al final se tiene que llegar a una sola comunidad, a una iglesia universal, cuya cabeza es Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *