Meditaciones para cada día del año:Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

El hombre es como un inmenso pulmón, sediento de oxígeno, como un inmenso corazón hambriento siempre de sangre; el oxígeno, la sangre que el hombre ansía es la felicidad.
A veces buscamos la felicidad fuera de nosotros mismos y nos equivocamos lamentablemente, pues la felicidad está dentro de nosotros y nosotros la construimos.
Nuestra felicidad es la consecuencia de la que hemos procurado a otros; tal vez nos diga algo de esto la madre que sonríe feliz ante la cama de su hijo dormido después de un día de trabajo por él.
No tenemos derecho a gozar de la felicidad, si no la creamos en torno nuestro; como no la tenemos a disfrutar de la riqueza, si no la producimos. Nuestra principal tarea en esta vida es ser  felices; así lo quiere Dios; pero el camino más corto y más seguro para serlo, es hacer felices a los demás, pues no hay más que una manera de ser felices y es hacer felices a los demás.
La felicidad comienza con “fe”; la fe será, pues, la condición indispensable de una profunda y permanente felicidad. “El temor del Señor recrea el corazón, da gozo y alegría y larga vida; todo terminará bien para el que teme al Señor, él será bendecido en el día de su muerte” (Eclo, 12,13).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *