MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Sin la constancia, ninguna virtud es grande.
Esta es la gran diferencia: los héroes y los santos perseveraron en sus propósitos, mientras que nosotros hacemos los mismos propósitos que ellos, pero no perseveramos en su cumplimiento como ellos perseveraron.
Nosotros empezamos con muy buena voluntad, a veces hasta venciendo no pocas dificultades; la cosa “pinta muy lindo”, Pero a poco de comenzar, vamos cediendo en intensidad, luego perdemos ilusión y al fin abandonamos definitivamente.
¡Fue una lástima! ¡Prometía tanto! ¡Esperábamos tanto!
Al fin, nos quedamos sin nada. y comenzaremos de nuevo, para luego volver a dejar otra vez. Realmente, sin la constancia ninguna virtud es grande.
“Persevera en lo que aprendiste y en lo que creíste, teniendo presente de quiénes lo aprendiste” (2 Tim, 3, 14). Aquello que el Señor te dio a conocer en el día bendito de tu Cursillo, de tu Retiro, de tus Ejercicios, de tu encuentro con El, todo aquello, no lo olvides; mantenlo en lo más profundo de tu ser, puede constituirse para ti en fermento que dé sentido a tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *