MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

León Bloy tiene un pensamiento profundo, que dice: “La única tristeza es la de no ser santo”. Si nosotros tuviéramos que poner en una lista las posibles causas de nuestras tristezas, quizá ni se nos hubiera ocurrido catalogar como causante de nuestra falta de alegría, el hecho de no ser suficientemente buenos. O, al menos, la hubiéramos puesto en un lugar muy secundario.
Para León Bloy era la primera.
Y si nosotros lo pensamos detenidamente, veremos que no estaba muy desacertado, al escribir esa afirmación. No somos buenos, no somos lo suficientemente buenos, no somos tan buenos como deberíamos ser, no somos cada vez más buenos y eso es la causa de la mayoría -¿de todas?- de nuestras tristezas, de nuestros problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *