MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Con bastante frecuencia encontramos en el calendario algún día denominado “día del padre”, de “la madre”, del “maestro”, del “abuelo”, del “empleado” y cien más…
Y eso está muy bien, porque con ello pretendemos demostrar el amor que tenemos a esas personas y la admiración y el reconocimiento por sus servicios y sus funciones, tanto en el ámbito del hogar, como en el de la sociedad.
Pero ¿pensaste alguna vez que hay Alguien al que debemos dedicar también un día?: Nuestro Padre Dios.
Porque Él también tiene muchas, muchísimas razones para reclamar nuestra gratitud y nuestro amor.
Y si en el día de la madre, del padre…les decimos “Te quiero, te amo”, ¿por qué no decírselo también al Señor con la misma sinceridad?¿Quieres saber cuál es el día del Señor? Es el Domingo; no dejes de decirle cada domingo: “Señor, te amo, porque eres mi Padre y me siento orgulloso de ser tu hijo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *