MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Si quieres hacer mucho y piensa que haces poco, es buena señal, si juzgas que haces más de lo que te corresponde, es mala señal; si crees que siempre estás a tiempo para hacer algo más, es buena señal; si piensas que ya pasó tu hora, es mala señal.
Cuando te esfuerzas por poner un granito más de arena de tu colaboración en la acción común, ofreces una buena señal; cuando te retiras prematuramente, pensando que ha hiciste lo suficiente y que ahora le corresponde poner el hombre a los demás, das una mala impresión de ti mismo, ofreces o presentas una triste figura.
No permitas que haga otro lo que tú debes hacer; no tengas inconveniente en que otro haga lo que también tú pudieras hacer; pero no dejes hace lo que los otros deberían hacer y no lo hacen, o lo que los otros directamente no pueden hacer.
Si somos un Cuerpo Místico, dependemos unos de otros e influimos unos en otros; ninguno puede prescindir de los otros; todos formamos un racimo. “El Dios de la paciencia y del consuelo les conceda tener los unos para con los otros los mismos sentimientos, según Cristo Jesús, para que unánimes, a una voz, glorifiquen al Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo (Rom 15, 6).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *