MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Se va terminando este año. Es que todo pasa…En realidad, no es un año menos, sino un año más; un año más del que tendremos que dar cuenta; un año más que debemos añadir a nuestra responsabilidad.
Este año no ha pasado; ha quedado; ha quedado en cada una de las acciones que en él hemos realizado; buenas o malas, han dejado en nosotros una marea imborrable.
Quizá sintamos la tentación de catalogar este año como bueno o malo para nosotros, según hayan andado los negocios; pero no es éste el valor supremo.
Habrá sido bueno si en él hemos mejorado en nuestra vida, si nos hemos perfeccionado, si nos hemos cultivado espiritualmente, si hemos vivido con amor y para el amor de Dios y de los hermanos.
No estará mal que

nos detengamos unos momentos antes de terminar el año para hacer el balance de nuestra conciencia y delante de Dios.
¡Vuélvenos a ti, Señor y volveremos; renueva nuestros días como en los tiempos pasados! (Lam 5,21).  Dios es el Dios de la vida; a nuestra muerte sucederá la vida sin fin; a estos días perecederos que pasan como la sombra sucederá la vida eterna, que nunca pasará y nunca disminuirá en la intensidad de su felicidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *