MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

En el Evangelio se lee aquella afirmación de Jesús: “Por sus frutos los conoceréis”. Nosotros hablamos mucho y hacemos poco; los frutos no son las palabras bonitas que decimos sino las pocas y disminuidas obras que realizamos.
Cumplir con el deber, aun cuando nadie vigile ni lo conozca; saber guardar fidelidad al amigo que nos ha confiado un secreto, sin hacer alardes de ello; no doblegarse ante el respeto humano; nunca jugar a dos caras con nadie; disimular las descortesías de los allegados; ahorrar a los demás trabajo y disgustos.
Todo esto y cosas semejantes son frutos; frutos maduros y legítimos que nos acreditan ante la conciencia y ante Dios. No acortar el tiempo cuando hay que emplearlo para los demás; no mortificar a nadie, ser complacientes con todos, aun a costa de nuestro descanso… esos son frutos, y frutos sazonados.
“El fruto de los esfuerzos nobles es glorioso; imperecedera la raíz de la prudencia” (Sab, 3, 15).
“El fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad” (Ef, 5,9). Los frutos del Espíritu de Dios siempre son la bondad y el amor; cuando en algún acto tuyo no halles ni bondad ni amor, está seguro de que no ha sido movido por el Espíritu de Dios.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *