MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

La vida de todo hombre tendrá un final, pero un final en el que habrá que enfrentarse con el examen de esa vida. Todos deseamos salir aprobados en ese examen.
Para asegurarnos el “aprobado”, no olvidemos que en el examen de la vida a cada hombre se lo examinará no sólo por los trabajos que haya realizado sino también por los motivos que haya tenido en las cosas que haya ejecutado.
Se le acreditarán más esfuerzos que los resultados, pues no siempre estos responden a la generosidad de aquellos.
Se la mirará más el corazón que las manos. Al fin, si el corazón está limpio, será imposible que las manos no obren limpiamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *