MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Un día más pasado en la virtud y un paso más hacia Dios. Cuando escuché esa frase, había tenido un día lleno de amarguras, de dificultades de todo género, de pruebas íntimas y obstáculos exteriores.  Pero me había esforzado por permanecer fiel a mi conciencia, a mis convicciones, a mi deber.   Por eso, cuando escuché esa frase: “Un día más en la virtud es un paso más hacia Dios”, no pude menos de sentir la sensación suave de la caricia de Dios en mi espíritu.  Y las penas se disiparon, la turbación se serenó, la amargura se endulzó y la intranquilidad se calmó.  Porque acercarse a Dios es todo eso: serenidad, dulzura, paz.
“Todo el que tiene esperanza en El, se purifica a si mismo; como El, es puro. Todo el que comete pecado, quebranta también la ley, pues el pecado es quebrantamiento de la ley. Y sabéis que El se manifestó para evitar los pecados y en El no hay pecado. Todo el que permanece en El, no peca” (1 Jn, 3, 3-6).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *