MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Hay una persona, a la que no debes perdonarle nada; esa persona eres tú y nadie más que tú.
Hay una persona con la que debes ser en extremo exigente; esa persona eres tú, pero nadie más que tú.
Hay una persona con la que debes mostrarte rígido y duro; pero no te confundas: esa persona eres tú; pero nadie más que tú.
Hay una persona con la que nunca debes mostrarte indulgente; esa persona eres tú y solamente tú.
¿No alteras con frecuencia los términos, siendo indulgente contigo y duro con los demás, suave y complaciente contigo y violento y áspero con los demás?
En este caso el orden de factores sí que altera el producto y lo altera fundamentalmente.
“Si no me escucháis y no cumplís todos estos mandamientos; si despreciáis mis preceptos y rechazáis mis normas, no haciendo caso de todos mis mandamientos y rompiendo mi alianza, también Yo haré lo mismo con vosotros” (Lev, 26,14-16). Hay un compromiso entre tú y tu Dios; si tú no eres fiel, no esperes que el Señor lo sea contigo; todo depende de ti; Dios nunca te fallará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *