MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Es difícil tener fe; es mucho más difícil vivir sin fe.
Con fe, el camino de la vida se hace difícil; sin fe, el camino se vislumbra imposible.
Si no se tiene fe en su auténtica dimensión, se cae en mil supersticiones ridículas e irracionales. Sin fe no alcanzarán a levantar una hoja del suelo; con la fe podrán mover el mundo y convertir al hombre.
Ni fe sin amor, ni amor sin fe; ni fe sin obras, ni obras sin fe; ni Dios sin el hombre, ni el hombre sin Dios.
Muchas cosas no se entienden hasta que no sufrimos por ellas.
“Hacer lo que Dios quiere y querer lo que Dios hace” puede ser una muy buena norma de conducta para tu vida. La perseverancia es buena, si es perseverancia en el bien: el bien no es valedero si no es perseverante.
Nosotros solos somos poca cosa; el Señor nos lo advierte: “ Separados de mí, nada pueden hacer” (Jn 15, 15). En cambio, sabemos que con Él todo lo podemos, ya que Cristo y yo somos mayoría aplastante. “Todo lo puedo en aquel que me conforta” (Flp 4, 13). De esta manera la vida toda respira tranquilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *