MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Tú no puedes prescindir de nadie y nadie puede prescindir de ti; tú estás para todos y todos están para ti; nadie puede sufrir sin que tú sufras; nadie puede ser feliz sin que tú sientas alegría,
Piensa lo que serías tú si nadie te hiciera bien; y luego piensa lo que serían los demás si tú no les haces bien, Hay una intercomunicación entre todos los hombres: nadie puede prescindir de nadie, nadie es molécula aislada, todos somos, más bien, miembros de un mismo Cuerpo.
Y un miembro debe vivir con y para los otros miembros; no vivir “con” los otros miembros es secarse, condenarse a la muerte; no vivir “para” los otros miembros es ser parásito, es vivir “de” ellos, sin devolverles algo al menos de lo que de ellos recibimos; es ser egoísta, y tú no puedes permitirte descender tan bajo.
“No imites lo malo, sino lo bueno; el que obra el bien, es de Dios; el que obra el mal, no ha visto a Dios” (11 Juan, 1, 11). Haciendo el bien no solamente lo hacemos para nosotros, sino también para los demás; y haciendo el bien a los demás nos lo hacemos también a nosotros.
“Me voy con paz en el alma, me voy con la gracia en mí,”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *