MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Lo más fatal que puede ocurrirle a uno es tener razón y no saber usar de ella.
Porque, al tener razón, se abroquela en ella de tal forma, que no admite ciertos derechos que tienen los demás: derecho a pensar, como ellos creen que deben pensar; derecho a defender lo que ellos juzgan como justo y verdadero; derecho a disentir de él; derecho a ver la verdad desde su punto de vista; en una palabra: derecho a pensar que ellos también tienen razón.
Y así es como surgen las riñas y discusiones acaloradas; examínate con detención y verás que la mayoría de las veces que has discutido de tal forma, que la discusión ha llegado a turbarte, ha sido porque pensabas que tú tenías razón; pero no has sabido usar rectamente de tu razón y en esto ya no tenías razón.
Pues, si haces bien en defender tu razón, no haces bien en defenderla de esa forma violenta, acre, incisiva, nada caritativa; y no es la razón la que debe mandar en tu vida, sino el amor; el amor, que ama con razón y sin ella.
Tres veces seguidas le pidió Jesús a Pedro, que le dijera si lo amaba y entonces Pedro “se entristeció de que le preguntara por tercera vez: ¿Me quieres?” y le dijo: “Señor, tú lo sabes todo; t{u sabes que te quiero”(Jn, 21, 17). No tres, sino infinitas veces debes repetirle al Señor que lo amas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *