MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

La familia ha sido definida como una micro-iglesia, una pequeña Iglesia en la que ciertamente reina Dios, si es que la familia se constituye a nivel de hogar cristiano; hogar que guarda la lumbre y el calor del altar; expresión mistérica de la Iglesia, nido sagrado de la religión, manifestación sincera de fe y de religión, altar en el que Dios recibe el culto de la humanidad.
“La familia es escuela del más rico humanismo. Para que pueda lograr la plenitud de su vida y misión, se requieren un clima de benévola comunicación y unión de propósitos entre los cónyuges y una cuidadosa cooperación de los padres en la educación de los hijos” (GS).
La educación es el gran deber y el obligado quehacer de la comunidad conyugal y el término de la misma fecundidad genética de los padres. Pero esa educación no puede quedar reducida al ámbito de protección material del hijo, pues eso sería desconocer los verdaderos valores trascendentes del hijo.
“La familia cristiana proclama en voz muy alta tanto las presentes virtudes del reino de Dios, como la esperanza de la vida bienaventurada. De tal manera con su ejemplo y su testimonio arguye al mundo de pecado e ilumina a los que buscan la verdad” (LG, 35). El que atenta contra la familia, atenta contra el orden establecido por Dios.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *