MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

No todos los días son iguales, ¿verdad?  Pues bien, tú que corres, no te agites; tú que vives, no te angusties; tú que dudas, no vaciles. Si corres, no te precipites; si vives, no te desorientes; si estás angustiado, no te oprimas.  Será preciso correr, vivir, angustiarse; la vida es todo eso; pero en todo momento habrá que tener presente la moderación en todo; para todos es la regla de oro que debe regir nuestros actos.  Cristo dijo que El es el Camino, la Verdad y la Vida.  Si vas por ese Camino, no te extraviarás; si aceptas y vives esa Verdad, no caerás en el error; si penetras en esa Vida, te alejarás de la muerte.  El dijo también que es la Luz del mundo; no te alejes de El y caminarás seguro, bañado por su luz.
“Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminara en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn, 8, 12). “Tened en medio de los gentiles una conducta ejemplar, a fin de que, en lo mismo que os calumnian como malhechores, a la vista de vuestras buenas obras den gloria a Dios en el día de la Visita” (1 Pe, 2,12).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *