MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Ya hace días que todos estamos pensando en la próxima Navidad; estamos pensando en ella y la estamos esperando; como espera el niño el día de fiesta o el paseo; con la ilusión de la novia que sueña en el momento de la consagración de su amor ante el altar de Dios.
Y es que la fiesta de Navidad es para todos los cristianos todo eso: es una fiesta, un paseo, una entrega de Dios al hombre.
La fiesta de Navidad llena de ilusiones a todos; a niños y a adultos. Todos esperamos a ese Niño que siendo Niño atrae a los adultos, y siendo adulto se rodea de niños.
Siempre lo sentimos nuestro, muy nuestro y muy cerca de nosotros. Todos, sin excepción, en el día de Navidad pareciera que nos sentimos más buenos, porque nos sentimos más niños. Y, al sentirnos más niños, recordamos las palabras que dijo el Niño que nació en Belén: “El reino de los cielos es de aquellos que se hacen como niños: sencillos, humildes, inocentes”.
“La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emanuel, que traducido significa: Dios con nosotros (Mt 1,23), Cristo nos viene por María, nosotros vamos a Cristo por María; no sigamos distinto camino del que Él siguió al venir a nosotros, porque no estaremos seguros de llegar hasta Él.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *