MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Pretender que en la vida no haya dificultades y no tengamos que realizar esfuerzos, es pura utopía; pero he de tener presente que el éxito, el triunfo, nunca lo conseguirá el cobarde, sino el valiente.
Ser cobarde, no es ninguna hazaña; cualquiera puede serlo; ser valiente es propio de los grandes espíritus; y tú no querrías ciertamente quedarte en dimensión de pigmeo; tú pretendes llegar a la altura de tu madurez.
Por eso necesitas valentía; de los valientes es el éxito, de los valientes es el triunfo; los valientes consiguen la tierra y alcanzan el cielo; los valientes se dominan a sí mismos y se imponen a los demás. Se imponen, no por razón de la fuerza, sino por la fuerza de la razón; o si quieres, mejor: se imponen por la fuerza de la razón y del amor.
Por mucho que hagas en tu vida, siempre será menos de lo que estás obligado a hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *