MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

En la Biblia encontramos este consejo de vida práctica: “Aléjate del mal y haz el bien”.
¡Y es tan fácil hacer el bien! No es preciso soñar con cosas muy llamativas, que en pocas ocasiones se nos pueden presentar.
Dejar margen para que los demás hablen de sus cosas, guardando silencio de las nuestras; no perder la paciencia en instantes de prisa y aceleramiento; saberse apagar uno, para que los demás ofrezcan su luz; plegarse al gusto de los demás, renunciando al nuestro; ser amable con la visita que nos estropea el plan que teníamos para esa tarde; todo esto y muchas cosas así nos salen al paso a diario.
Seguir con atención el ritmo de una conversación pesada que no nos interesa; hacer con esmero un trabajo cuya responsabilidad recae sobre todos y sobre nadie; sorber un lágrima sin que los demás se den cuenta; estar siempre dispuesto a decir que sí…
Esto es “hacer el bien” que nos recomienda la Biblia.
“No imites lo malo, sino lo bueno. El que hace el bien pertenece a Dios; pero el que hace el mal no ha visto a Dios” (3 Jn 11). En ti, no todo es bueno; y eso que tienen buena voluntad; ¿por qué deben extrañarte de que en tu prójimo también descubras algunas cosas tan buenas, y eso que también ellos poseen magnífica voluntad?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *