MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Los niños y los adultos ya vamos soñando en los Reyes Magos; los niños por los Reyes, y los adultos porque añoramos nuestra niñez. ¡Es que resulta hermoso volver a soñar con sueños de niño! Llega un rey de barba blanca y otro de barba de trigo; Llega un rey de cara negra: los tres van buscando un Niño. Montan en tres dromedarios, que por curvas y caminos
Los llevan en sus jorobas: los tres van buscando un Niño. Pasan ciudades con torres, donde hay chiquitos dormidos,
Y cruzan campos de sombras: los tres van buscando un Niño. Éste tiene un manto rojo y aquél un manto amarillo, un manto azul el tercero: ya lo encontraron al Niño. Baltasar le ofrece mirra y Melchor presenta el oro; Gaspar ofrenda el incienso: a los tres sonríe el Niño.

También los adultos debemos ofrecer nuestros obsequios al Señor; pero debemos hacerlo con corazón de niño. “Vieron al Niño con su madre María y postrándose le adoraron; luego abrieron sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra” (Mateo, 2, 11)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *