MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Navidad, la fiesta que reza y que canta, pueril y vetusta, bullanguera y santa, pastoril y regia, magna y familiar, que con ser litúrgica es toda de hogar. Navidad nos trajo cordiales contentos y el musgo pintado de los nacimientos. El mundo, hasta el mundo moderno y complejo sonríe con una sonrisa de viejo, y hay una dulzura cálida que embarga su gran alma fría, su gran alma amarga. con el alborozo de la Navidad. Así es esta fiesta de paz y bondad, de luz y alegría, de infancia y cariño, el mundo es un viejo que sonríe a un Niño.
“María, por su parte, guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón” (Lc, 2, 19). Debemos tomar ejemplo de nuestra Madre Santísima: no se contentaba con ver las cosas; las meditaba. No nos contentemos nosotros con ver las cosas de esta Navidad; meditemos en la misericordia del Señor, que viene a salvarnos y en la forma como nosotros debemos colaborar en esa salvación.  Navidad es cualquier día del año en que un hombre se acerca a otro hombre
para llamarlo hermano y tratarlo como hermano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *