MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Interesa lo que eres, porque ante tu conciencia y ante Dios es eso precisamente lo que vales; tú ves tu conciencia y Dios penetra el fondo de tu corazón. Pero también interesa lo que piensas, pues, según pienses, se irá formando tu interior; ya amonestaron los antiguos: “dime lo que piensas y te diré quién eres”. Interesa también lo que sientes, pues las obras son fruto de los sentimientos; si bien los sentimientos proceden de las obras. Interesa también lo que hablas, pues de la abundancia del corazón habla la boca; las palabras son los medios de comunicación de nuestra intimidad con los demás; no podemos comunicar una intimidad mezquina, raquítica o desmazalada; es preciso estar en disposición de poder comunicar algo positivo, una intimidad rica y enriquecedora, que lleve al bien y entusiasmo para la acción. Todo: lo que hablas, lo que piensas, lo que sientes, constituye tu yo, y todo tu yo debe estar al servicio de los demás.
Los impíos “irán acobardados a dar cuenta de sus pecados y sus iniquidades se levantarán contra ellos para acusarles”
(Sab, 4, 20). “Decid verdad unos a otros; juicio de paz juzgad en vuestras puertas; no meditéis en vuestro corazón mal unos contra otros” (Zac, 8, 17)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *