Miércoles de Ceniza

Es día de ayuno y abstinencia de carne (Código de Derecho Canónico, can.1256). La abstinencia obliga desde los 14 años, al ayuno de los mayores de edad hasta que hayan cumplido 59 años.
Cuiden los pastores y los padres que también se formen en un auténtico espíritu de penitencia a los menores.
En la Misa, se omite el Acto Penitencial. Después del Evangelio y la homilía, se bendicen y se imponen las cenizas, hechas de los ramos bendecidos el año anterior.
La bendición y la imposición de cenizas pueden hacerse sin Misa. En este caso se celebra la liturgia de la Palabra con antífona de entrada, oración colecta y lecturas como en la Misa. Después de la homilía se bendicen e imponen las cenizas y se termina el rito con la oración universal.
Tiempo de Cuaresma
El tiempo de Cuaresma (cuarenta días) está ordenado a la preparación de la celebración de la Pascua (50 días). En efecto, la liturgia cuaresmal dispone a la celebración del Ministerio Pascual, tanto a los catecúmenos, haciéndolos pasar por el bautismo y hacen penitencia (Normas Universales del Año Litúrgico, 27).
Va desde el miércoles de Ceniza hasta la misa de la Cena del Señor, por tanto hasta la tarde del Jueves Santo.
No se dice aleluia hasta la Vigilia Pascual.

Misa: cada día tiene su formulario propio.
No se dice Gloria (excepto en la Solemnidad de San José Esposo y la Anunciación del Señor).
Liturgia de las Horas: el oficio de cada día es de Cuaresma, con algunos elementos propios, a no ser que se indique otra cosa. En el Laudes y Vísperas se puede, después de la oración conclusiva, añadir la antífona y oración del Santo.
En las Fiestas Patronales que concurran en Cuaresma, se toman obligatoriamente las Misas y lecturas cuaresmales, por tratarse de un Tiempo fuerte y privilegiado; por tanto, la temática de la predicación ha de ser eminentemente cuaresmal.
En el tiempo de Cuaresma, se prohíbe adornar con flores el altar. La música de los instrumentos musicales se permite sólo para sostener el canto. Se exceptúan, sin embargo, el Domingo “Laetare” (IV de Cuaresma) y las Solemnidades y Fiestas (Ceremonial de Obispos Nº 252). Se entiende que en estos días exceptuados, el uso de flores y música debe ser muy discreto.
Fuente: Calendario Litúrgico-Pastoral CEP 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *