MEDITACIONES PARA CADA DIA DEL AÑO: Los 5 minutos de Dios de Alfonso Milagro

Sería desastroso confundir “comunión” con “comunismo”. El comunismo hace camaradas; la política podrá llegar a agrupar compañeros; solamente la comunión humana es la que hace verdaderos hermanos; y solamente la comunión con Cristo y en Cristo es la que vuelve a esos hermanos en hermanos en Cristo, auténticos cristianos. La comunión supone una unión de ideales, de sentimientos, de mentalidad, de meta final; la comunión es obra del entendimiento; pero es sobre todo el corazón el que se encarga de unir mentes, ideales, metas y sentimientos. Comunión, común-unión, unión de todos en un solo fin, como estamos unidos en un mismo Bautismo, en una misma fe, en un mismo Señor y Padre celestial; es Dios el único que es capaz de unir de esa forma tan íntima a los hombres. Por eso, cuando los hombres pretenden unirse entre sí, prescindiendo de Dios, llegar n al comunismo, al compañerismo, a lo sumo a la unión humana, pero nunca a la verdadera fraternidad evangélica.
 “No os olvidéis de hacer el bien, de ayudaros mutuamente; ésos son los sacrificios que agradan a Dios” (Heb, 13, 16).
Si, pues, deseo agradar al Señor, ya tengo señalada la norma de mi conducta: ayudar a los demás y ofrecer el sacrificio en común con mis hermanos; la oración en común

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *