Mons. Pistilli en cierre de campaña de Itapúa Solidaria

El Obispo de la Diócesis “Nuestra Señora de la Santísima Encarnación” Mons. Francisco Javier Pistilli Scorzara, formó parte de la mesa directiva para la presentación del balance final de la Campaña Itapúa Solidaria 2016, que tuvo por finalidad principal la ayuda a los damnificados del departamento de Ñeembucú. En la misma participó el Gobernador de Itapúa, Dr. Luis Gneiting, el Sr. Luis Yd, Intendente Municipal de Encarnación, el Presidente de la Junta Municipal de Encarnación, Arq. Jorge Hrisuk, el Sr. Solano Gamarra, Presidente del Rotary Club Encarnación, el licenciado Víctor Báez.
El balance fue presentado tras una Conferencia de Prensa realizada en la sala de la Junta Departamental de Itapúa, donde también estuvieron coordinadores y representantes de diversos estamentos de Itapúa.
Cada uno de los Coordinadores emitieron un breve mensaje de agradecimiento y gratitud a cada uno de las personas, entidades, instituciones, grupos, que participaron de la gran iniciativa solidaria, particularmente se agradeció a los voluntarios y coordinadores que realizaron un gran esfuerzo para que la ayuda sea posible.
Cabe resaltar que la Diócesis de Encarnación, jugó un papel preponderante para brindar su colaboración como institución dentro de Itapúa Solidaria, logrando reunir un importante cargamento de alimentos no perecederos, ropas, calzados, mantas, colchones, aguas, medicamentos, por suma que superó ampliamente los 200 millones de guaraníes.
El Monseñor Pistilli, en la ocasión destacó el gran espíritu de solidaridad demostrado por la ciudadanía itapuense para con los hermanos que sufrieron y sufren penurias a causa de las inundaciones de sus hogares en la zona de Ñeembucú. Manifestó que lo sorprendió de sobremanera el desprendimiento de la gente y el espíritu de colaboración que se demostró durante toda la campaña.

“Esta campaña no solamente ha sido sorprendente, sino satisfactoria para lograr con el objetivo de llevar ayuda a Ñeembucú. Les hago llegar la gratitud y agradecimiento de la Diócesis de Misiones y Ñeembucú de parte del Mons. Medina y de la Pastoral Social de Ñeembucú, que recibieron de nosotros el encargo de coordinar las actividades junto con las autoridades locales para distribuir las ayudas. En esa gratitud sincera, reconocieron el gesto solidario y fraterno de parte nuestra, eso es fruto no de esta mesa –directiva- sino de la gente que colaboró, que brindó su aporte. Quiero destacar y agradecer a muchos que trabajaron en silencio, que sacrificaron horas de sus vacaciones, soportando el calor y el rigor de trabajar denodadamente para recibir, clasificar, catalogar las ayudas recibidas, eso en todo el departamento. Agradecerles de manera especial a ellos, porque ellos saben lo que han hecho. Que la bendición de Dios se muestre en sus vidas y en sus corazones. Esto que ha sucedido ha manifestado la nobleza de nuestra gente, que ante la situación de emergencia no nos sentimos mezquinos. Esa nobleza que hay en los corazones de nuestra gente, hay que destacar. Que no destaquemos solo los valores negativos de los paraguayos, valoremos lo positivo que tiene nuestra gente, el saber dar a aquel que lo necesita y que no le conoce. Destacar también, que bueno es cuando existe un objetivo común que converjan todas las instituciones por más que tengamos diversos rumbos y orientaciones, creo que esto se puede dar en muchos otros casos, porque objetivos comunes tenemos siempre, no solamente las situaciones de emergencia”, expresó el Obispo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *