“Nuestra Señora de la Santísima Encarnación”. Reflexiones del Monseñor Gogorza

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE Como Iglesia estamos celebrando la Fiesta de “Nuestra Señora de la Encarnación”, creo que es un hito en la historia humana: Dios que se hace hombre, por medio de una mujer que acepta la maternidad divina.
Es un día muy especial para nuestra humanidad. Muchas veces, no pensamos en este gesto que Dios ha tenido con nosotros, que comparte nuestra historia, no quedarse lejos de nosotros, sino acercarse a nosotros, para salvarnos, para transmitirnos la esperanza, que esta vida nuestra no termina en la muerte, sino que va más allá. El niño que es concebido el día 25 de marzo, ese niño, será el día de mañana el que morirá en la cruz por nosotros, para salvarnos y resucitará, dándonos la esperanza que cada uno de nosotros, resucitaremos también. Por eso, es un día muy especial para todos nosotros, que creemos en este acontecimiento histórico, real.
Celebrar la fiesta de la Encarnación, es celebrar también la fiesta de la vida, Dios, con su presencia en medio de nosotros y asumir nuestra propia naturaleza, enaltece nuestra vida humana, dignifica la vida humana, porque nos hace partícipes de la vida de Dios, a cada uno de nosotros. Como dice San Pablo, nos hace hijo en el hijo, ¡qué hermoso es eso!. Qué poco pensamos que somos hijos de Dios, que Dios es nuestro Padre; y como Padre que es de todos nosotros, nos invita que nos amemos los unos a los otros, como hermanos. Creo que es una misión muy importante, la que tenemos los cristianos: Saber aceptar esta gracia tan especial a Dios, de conocer a Dios como Padre, sentirnos amados por Él y llamados a mostrar ese amor, a todos los hombres sin excepción, para poder de esa manera, construir un mundo, así como el Señor quiere, en justicia, en amor y en paz. Ese es el Reino de Dios, para eso vino el Señor.
Es por eso que, la Encarnación de la Virgen, es una fiesta humana y cristiana;  humana, porque es la fiesta de la humanidad,  que se siente reconciliada consigo misma, superando el pecado que hay entre nosotros y en nosotros, para sentirnos salvado y como hijos de Dios, unidos mediante el hijo al Padre Celestial. Y, es una fiesta Divina, porque es Dios, quien interviene personalmente, tan fuerte que ese amor no tiene límites. El amor va a donde sea necesaria su presencia. Dios sintió esa necesidad, de estar en medio de nosotros, para que nosotros también imitemos ese gesto de Dios, yendo a las personas necesitadas de afecto, de mayor dignidad, en su vida personal, familiar y social, ayudando a aquellas personas que se sienten excluidas por diversos motivos o se sienten desamparadas, porque nadie les transmite un poco de cariño, un poco de atención, una visita donde ven que se acuerdan de ella. Es todo eso que nos pide el Señor, que nos acerquemos a todos los hombres  y de esa manera, seamos continuadores de la obra de Dios, que ha realizado mediante su hijo Jesús en el mundo.
Encarnación, fiesta humana y divina;  Dios que se hace hombre, nos invita a vivir este misterio, amándonos y amando a Él y en Él, a todos los hombres. Ojala que Encarnación pueda sentir todo esto. Así como se ha construido una hermosa Encarnación, también podamos construir una Encarnación humana, con valores auténticos, donde nos sintamos todos unidos, para seguir construyendo una sociedad mas solidaria y más justa, que el Señor nos dé esa gracia.

“.que San Roque nos siga protegiendo y guiándonos con su ejemplo…”
En segundo lugar, celebramos un nuevo aniversario de la fundación de nuestra ciudad. También esta fundación tiene que ver con nuestra vida cristiana, religiosa, católica, ya que el fundador ha sido un sacerdote Jesuita: San Roque González de Santa Cruz.
Es importante que tomemos en cuenta el origen de esta ciudad, para que verdaderamente los valores tradicionales nuestros, no desaparezcan de nuestro ambiente, al contrario, que se reaviven cada día más, en medio de tantos desafíos que nos toca vivir.
Celebrar un aniversario más de la ciudad de Encarnación, significa celebrar un aniversario más para todos nosotros que vivimos en esta ciudad, para sentirnos comprometidos, en embellecerla en todas las dimensiones, no solamente en la dimensión material, arquitectónica, en la belleza natural que podamos tener, sino también, enriquecerla con nuestra belleza espiritual, siendo acogedores, siendo personas que sepamos brindar el afecto, esa acogida donde sientan todos, que Encarnación es la casa común, donde no hay diferencias entre unos y otros, sino, todos cobijados bajo un mismo ideal, de construir una Encarnación más solidaria y así sentirnos orgullosos, que juntos estamos construyendo, esa ciudad que añoramos.
Que este aniversario sirva como un hito más y un paso más,  para llegar a los 400 años de fundación, con alegría, con entusiasmo, con esperanza de saber que somos encarnacenos y que San Roque nos siga protegiendo y guiándonos con su ejemplo, con sus oraciones y que interceda con nosotros ante el Señor; que tengan todos una hermosa fiesta de la Virgen de la Encarnación y una nueva fiesta de aniversario de fundación, de este hermosa ciudad de Encarnación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *