Diócesis de Encarnación y Obispos

ACTUAL OBISPO DE LA DIOCESIS DE ENCARNACION

Francisco Javier Pistilli Scorzara

1.1.1.Obispo Francisco PistilliNació el 26 de mayo de 1965 en Asunción, Paraguay. Es el tercer hijo del matrimonio de Nicolás Pistilli Statunatto (1932) y de María Scorzara Fabio (1932), ambos nacidos en Paraguay, descendientes de inmigrantes italianos. Sus hermanos son Ramón Eugenio (1959), Nicolás Alberto (1961).

Fue bautizado en la Parroquia de San Miguel Arcángel, Barrio Ciudad Nueva de Asunción, el 11 de julio de 1965, por el Padre Antonio Fontana, de los Siervos de la Caridad de Don Guanella.

Hizo su primera comunión en la misma Parroquia el 27 de octubre de 1974. Allí mismo recibió el sacramento de la confirmación el 11 de octubre de 1980 de manos de Monseñor Ismael Rolón, Arzobispo de Asunción.

Hizo sus estudios primarios y secundarios en el Colegio Cristo Rey de la Compañía de Jesús en Asunción, desde 1971 hasta 1983. Ingresó a la Facultad de Medicina de la UNA en 1984 y cursó hasta 1987.

En sus años de juventud fue catequista en la Parroquia San Miguel Arcángel y participó en grupos juveniles en la misma. Ingresó al Movimiento Apostólico de Schoenstatt en 1985. Selló su Alianza de Amor con la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt en Tuparenda el 18 de octubre de 1987.

En 1988 ingresó al Primer Noviciado Iberoamericano de los Padres de Schoenstatt en Florencio Varela, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Realizó su primera Consagración-Contrato al concluir el Noviciado, en Alemania, el 25 de marzo de 1990.

Cursó los estudios de Filosofía y Teología en el Instituto de los Franciscanos y Capuchinos de Münster, Alemania, concluyendo en 1996. Realizó su Consagración-Contrato perpetua con el Instituto Secular Padres de Schoenstatt el 9 de noviembre de 1996 en el Santuario Sión en Alemania, el mismo día de su ordenación de diácono en la Iglesia de la Santísima Trinidad en Schönstatt, Alemania.

Fue ordenado sacerdote el 10 de mayo de 1997 en Tuparenda, Paraguay, por manos de Monseñor Catalino Claudio Giménez Medina. Fue vicario parroquial en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Luque de 1997 a 1999. Desde el año 2000 hasta el año 2004 trabajó en varias tareas pastorales del Movimiento de Schoenstatt en el Santuario Joven de Asunción y en Ciudad del Este, especialmente como asesor de la Juventud Masculina del Movimiento.

Desde 2004 hasta febrero de 2012 fue Maestro de Novicios del Noviciado de los Padres de Schoenstatt en Tuparenda, Paraguay, siendo formador de cuatro cursos de novicios. En diciembre de 2011 fue elegido superior regional de los Padres de Schoenstatt de la Región del Padre (Argentina, Paraguay, Uruguay, Italia y Nigeria) para el periodo 2011-2017. En este periodo de 2012 a 2014 fue asesor de la Familia de Schoenstatt en Uruguay. Su cargo de superior regional lo ejerció hasta su elección como Obispo de Encarnación el 15 de noviembre de 2014.

estandarteLema y escudo episcopal de Monseñor Francisco Javier Pistilli Scorzara, Obispo de Encarnación 

«Alégrense» (Mt 28,9)

Es costumbre en la Iglesia Católica que los obispos expresen por medio de un lema, que puede constar de varias palabras o de una sola, “un ideal o un programa de vida”1 que inspire y guíe el ejercicio de su ministerio.

Monseñor Francisco Javier Pistilli S. ha elegido un lema sencillo pero que transmite toda la fuerza de vida del Evangelio: «Alégrense». Esta palabra está tomada del Evangelio según San Mateo y forma parte del relato del encuentro entre las mujeres que fueron al sepulcro y el Resucitado (Mt 28, 1-10): “De pronto, Jesús salió a su encuentro y las saludó, diciendo: «Alégrense»” (Mt 28,9).

Este saludo expresa el don que Jesucristo Resucitado quiere hacer a la humanidad: la alegría de su presencia en medio de nosotros. Sí, su presencia trae una alegría luminosa y serena a nuestra vida. Se trata de la Alegría del Evangelio que “llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús”, porque “quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría.”2

Esta alegría de Jesús nace de su relación filial con Dios Padre, así Él puede invitarnos a alegrarnos porque nuestros nombres están inscritos en el cielo, en el corazón de Dios (Cf. Lc 10,20). En las Bienaventuranzas el seguimiento de Jesús se vuelve promesa de alegría plena en medio de los desafíos: “alégrense y regocíjense entonces, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo” (Mt 5,12). Finalmente la alegría de Jesús es alegría llena de misericordia por el re-encuentro con la oveja perdida (cf. Lc 15,6b).

Así, la alegría del Resucitado es una alegría pascual, es decir, una alegría que ha madurado en la cruz, y que por ello se plenifica en la resurrección y puede regalarse. La alegría del Resucitado es así el fruto más hermoso del árbol de la cruz. “El Evangelio, donde deslumbra gloriosa la Cruz de Cristo, invita insistentemente a la alegría.”3

El escudo de Monseñor Francisco Javier, siguiendo la tradición de la heráldica eclesiástica, adopta la forma de “cáliz” y en su interior contiene símbolos relacionados con sus ideales de vida y con su espiritualidad.

El campo del escudo es de color azul, lo cual recuerda el escudo del Papa Francisco, quien lo ha llamado al ministerio episcopal confiándole el cuidado pastoral de la diócesis de Encarnación.

En el centro del escudo, como símbolo principal, aparece un árbol de follaje verde con frutos sobre un monte. Esta imagen recuerda al jardín que Dios plantó en Edén para colocar allí al hombre que había creado (Gn 2,8); así mismo el árbol ilustrado es el árbol de la vida (Gn 3,22) que Jesucristo lo hace accesible a todos los hombres en el árbol de la cruz: “Esta es la cruz de nuestra fe, el más noble de los árboles: ningún bosque produjo otro igual en ramas, flores y frutos.”4 La referencia al jardín de Edén lleva también a pensar en el anhelo de la tierra sin mal de los indígenas guaraníes.

El monte recuerda al Monte Sión (Hb 12, 22.24), ideal sacerdotal de la Comunidad de los Padres de Schoenstatt, de la cual proviene Monseñor Francisco Javier.

Destaca en el escudo, a la derecha de quien lo observa, la radiante estrella blanca, la cual representa a la Santísima Virgen María, Estrella de la Nueva Evangelización. En la Alianza de Amor con María, Monseñor Francisco Javier ha encontrado su vocación de vida, y a imitación de Ella, ha aprendido a decir “sí” a los siempre sorprendentes designios de Dios (cf. Lc 1,38). La estrella es también aquella que los magos de Oriente siguieron para encontrar a Jesús (Mt 2,2), los cuales, al verla “se llenaron de alegría” (Mt 2,10). Así, en su forma la estrella refiere a la estrella de Belén y con ello hace presente la Navidad y el Misterio de la Encarnación del Verbo de Dios.

Finalmente, desde el árbol de la vida emana luz blanca que insinúa una cruz. En el eje vertical de esta cruz luminosa aparecen representados el lugar de origen espiritual y la experiencia existencial de Monseñor Francisco Javier: el Digitus Paternae dexterae, el dígito de la diestra del Padre, el Espíritu Santo; que representa la cercanía de Dios, su amor personal que toca la vida humana, la elige, la sana y la transforma. El Santuario, lugar de gracias y de presencia de María es el hogar espiritual de Monseñor Francisco Javier. En el eje horizontal aparece una Corona que invita a la confianza en María, Reina de los Apóstoles; y una Cruz que simboliza la infancia espiritual, la entrega filial a Dios Padre. Estos elementos provienen de la espiritualidad del Movimiento Apostólico de Schoenstatt.

En torno al escudo aparecen los símbolos heráldicos propios de un obispo: el galero verde con seis borlas a cada lado y la cruz episcopal con las cinco llagas de Jesucristo. En la base del escudo aparece el pergamino con el lema del obispo.

Con la alegría de Jesús Resucitado, Monseñor Francisco Javier quiere salir al encuentro de todos los hombres y mujeres de la diócesis de Encarnación.

María, Estrella de la Nueva Evangelización, implore para toda la Iglesia de Encarnación que la alegría de la resurrección ilumine todas las dimensiones de su vida y llegue allí donde más se necesita de misericordia.

1 Cf. CORDERO LANZA DI MONTEZEMOLO, A., El escudo del Papa Benedicto XVI [en línea]. [fecha de consulta: 16 de noviembre de 2014]. Disponible en: <http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/elezione/stemma-benedict-xvi_sp.html>

2 PAPA FRANCISCO, Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, 1.

3 PAPA FRANCISCO, Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, 5.

4 MISAL ROMANO, Himno a la Cruz, Liturgia del Viernes Santo de la Pasión del Señor.

Escudo del papa Benedicto XVI

 

HISTORIA DE LA DIOCESIS

1.1.1.1.1.obispadoEl Papa Pío XII, por la Bula “Dum insano”, del 21 de enero de 1957, crea la “Prelatura Nullius de Encarnación y Alto Paraná”, separándola de la Diócesis de Villarrica del Espíritu Santo, con Sede en la ciudad de Encarnación, siendo Nuncio Apostólico S.E.R. Mons. Luis Punzolo. El 25 de marzo de 1968 de la Prelatura Territorial de Encarnación y Alto Paraná se forman dos nuevas: la “Prelatura Territorial del Alto Paraná” (hoy Diócesis de Ciudad del Este) y la “Prelatura Territorial de Encarnación”.

El primer Prelado Ordinario de esta nueva jurisdicción eclesiástica fue Mons. Juan Wiesen, de la Congregación del Verbo Divino, nombrado el 21 de enero de 1957. El Papa Paulo VI designó a Mons. Juan Bockwinkel, S.V.D., segundo Obispo-Prelado de la Prelatura Nullius de Encarnación y Titular de Ciudad Nueva, el 11 de mayo de 1.968.

El Papa Juan Pablo II, el 24 de julio de 1987 nombra Obispo-Prelado a Mons. Jorge Livieres Banks. El mismo Juan Pablo II, por la Bula “Crevisse iam Ssimae Incarnationis”, del 19 de abril de 1990, ejecutada el 12 de agosto de 1990 por el Nuncio Apostólico S.E.R. Mons. Jorge Zur, eleva la Prelatura a la categoría de “Diócesis de Encarnación”. Mons.  Jorge Livieres fue nombrado primer Obispo Diocesano de Encarnación.

El 05 de julio de 2003, el Papa Juan Pablo II nombra Administrador Apostólico de la Diócesis al Mons. Mario Melanio Medina, Obispo de San Juan Bautista de la Misiones, quien asume el 27 de julio del mismo año. También nombra, el 12 de julio de 2004, como Obispo titular de la Diócesis a Mons. Ignacio Gogorza Izaguirre S.C.J., quien toma posesión de la sede el 12 de setiembre de 2004.

El 15 de noviembre de 2014, el Papa Francisco nombra Obispo de la Diócesis al P. Francisco Javier Pistilli Scorzara, de los Padres de Schoenstatt. Monseñor Pistilli fue ordenado obispo el 20 de diciembre de 2014, fecha en que tomó posesión del gobierno pastoral de la Diócesis, de la cual es Pastor hasta la fecha.

 Límites y Características
La Diócesis de Encarnación comprende el VII Departamento de Itapúa, cuyos límites civiles adopta.
Una cadena de pequeños cerros y un sinnúmero de afluentes de los ríos Paraná y Tebicuary hacen de esta jurisdicción eclesiástica una región de inmensos bosques y yerbales que hoy ha dado lugar a una actividad agrícola moderna y muy intensa que, si bien ha hecho de Itapúa el “Granero del País”, ha provocado también grandes movimientos migratorios y una mala distribución de la tierra en detrimento de indígenas y campesinos. Las producciones principales son sin duda la soja, el trigo y el algodón.
La elaboración de la yerba mate y la madera son también muy importantes. Se cultiva, además, arroz, tung, maíz, mandioca, tabaco, etc. Cuenta con una importante y creciente red de silos, molinos arroceros, harineros, aceiteros, yerbateros y modernas instalaciones para la industrialización de la madera.
La población dejó de estar concentrada en la zona de Encarnación, la antigua Itapúa, a lo largo de la vía del Ferrocarril Nacional, para ir adentrándose en las antiguas selvas, volteándolas y quemándolas, con políticas no siempre inteligentes e impelidos por los afanes de la agroindustria. Se ha visto así la creación acelerada de numerosas colonias y nuevos distritos densamente poblados y la merma poblacional de antiguos centros urbanos. En estos últimos años se experimenta una huida de gente del sector rural a los centros urbanos, especialmente a Encarnación, Asunción y a la República Argentina. Cuatro importantes reducciones jesuíticas se hallan asentadas dentro de esta Diócesis: Santísima Trinidad, Jesús de Tavarangue, San Cosme y Damián, y Santísima Encarnación de Itapúa, hoy capital departamental y ciudad episcopal. La misma fue fundada por San Roque González de Santa Cruz en 1615. El 18 de mayo de 1988 recibió la visita del Papa Juan Pablo II.

Datos Estadísticos de la Diócesis de “Nuestra Señora de la Santísima Encarnación”

  • Datos estadísticos (2015-2017)

Superficie: 16.525 km2

Población: 584.201 habitantes (2016) Densidad: 33,04 habitantes por km2. Católicos: 502.000

Decanatos: 4

Parroquias: 38

Catequistas: aprox. 5100

Sacerdotes Diocesanos: 21

Sacerdotes Religiosos: 32

Seminaristas diocesanos: 7

Religiosas/os: 60

Escuelas y Colegios Católicos: 48 Tasa de analfabetismo: 8,05 %

Promedio de años de estudio de la población de 25 años: 7,04 años

El 31% de la población es menor de 15 años. El 63% de la población se encuentra entre los 15 y los 64 años. Y el 6% de la población es mayor de 64 años. La población joven de Itapúa es de 153.979 (entre 15 y 29 años).

Empleo (2015) Total Hombres Mujeres
Población en edad de trabajar PET 442.821 223.262 219.559
Población económicamente activa PEA 282.625 166.026 116.599
Población económicamente inactiva PEI 160.196 57.236 102.960
Población ocupada 267.402 157.757 109.645
Desempleo abierto 15.233
Población subocupada 74.866 35.116 39.750
Población subocupada visible 20.582
Población subocupada invisible 54.284

Conforme al mapa de pobreza del Departamento, la población en situación de pobreza alcanza al 29,07% en 2015 y más del 36% en 2016. La población en situación de extrema pobreza sería  el 17,88% de la población, o sea 83.620 personas.

Un 98,88 % cuenta con energía eléctrica. La recolección de basura llega al 55,67%. El  medio más utilizado para cocinar es el gas (55,97%), seguido del carbón o la leña (31,78%).

Comodidades: Un 94,47% cuenta con teléfono celular, 91,54% con Televisor 48% con TV cable, 85,22% con heladera, con automóvil o camioneta 27,54%, acceso a Internet 17,92%, con computadora 23,58%. Acceso a agua por cañería en la vivienda: 82,56%

Respecto a la salud, un 80,50 % no tiene seguro médico, un 14,14 % está asegurado en IPS (Instituto de Previsión Social) y un 5,36 % tiene seguro privado de salud.

La población indígena del Departamento cuenta con 33 comunidades y alrededor de 2.266 miembros. La mayoría son de la etnia Mbya Guaraní y unos pocos de la etnia Maká.

Distancia de Asunción: 370 km. (Ruta 1)
Sede Episcopal: Calle Gral. Cabañas 305
Casilla de Correo: 81
Telef.: (071)203305
Fax:(071)203777 Encarnación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *