Ofrecidos a Dios

Con Jesús por la mañana. Aunque Dios nazca mil veces en Belén, quiere nacer en tu corazón. El nacimiento de Jesús es esperanza para la humanidad. Dios nació para ti, para vivir contigo la aventura humana. Recíbelo en tu corazón, hazle un lugar, cobíjalo. Su nacimiento no es sólo un acontecimiento ocurrido hace dos mil años, es una invitación que te hace hoy. ¡Déjalo nacer en ti! Despójate del hombre viejo y renueva tu vida. Haz en ti un lugar, como lo fue Belén. Deja que Jesús haga fecunda tu vida. Ofrécete para ser el pesebre en el que Jesús nazca hoy. Reza por las intenciones del Papa, «Para que en ninguna parte del mundo existan niños soldados.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *