P. Gilberto Penayo asume como nuevo párroco de la Catedral de Encarnación

Por Decreto Nº 273/14 y en virtud al Canon 523 del Derecho Canónico, el Mons. Ignacio Gogorza Izaguirre nombró como nuevo párroco de la Catedral “Nuestra Señora de la Santísima Encarnación” al P. Gilberto Penayo Romero, en reemplazo del P. Daniel Ferreira Alegre, quien próximamente asumirá la titularidad de la Parroquia de Fram. La ceremonia de toma de posesión de cargo estuvo concelebrada por el Mons. Claudio Silvero Acosta, Obispo Auxiliar de la Diócesis. Participaron del acto y la Eucaristía una gran cantidad de fieles que colmaron la sede parroquial.

En su homilía, el Mons. Gogorza significó que el cambio de cura párroco siempre trae sentimientos adversos en el corazón de cada uno de nosotros. Agradeció al P. Daniel por la labor realizada en frente a la Parroquia Catedral por espacio de 7 años, por su entrega generosa y disponibilidad de aceptar el cambio para asumir otra Parroquia. Igualmente agradeció al P. Gilberto por su predisposición de aceptar la propuesta de asumir frente a la Iglesia Catedral. “La presencia de un párroco frente a una comunidad parroquial significa compartir con todos ustedes, sus alegrías, sus tristezas, sus triunfos, fracasos y vida, para que a partir de ese compartir la vida con ustedes, pueda descubrir lo que necesita para sentirse acompañado como pastor.

El Pastor debe conocer a sus ovejas, para descubrir en ellas sus necesidades, para estar en medio de ustedes, caminar en medio de ustedes, vivir en medio de ustedes, con la mirada puesta a partir de la fe. El pastor debe transmitirles a todos una esperanza viva, incorruptible,  incontaminable, e imperecedera mediante el anuncio de Cristo Resucitado. Su misión es transmitirles esperanza viva en un mundo donde hay tanta oscuridad y desesperanza, compartir con los demás, a ese Dios que nos ama. La palabra de Dios es el instrumento más adecuado que tiene el pastor, el sacerdote, para anunciar este mensaje de amor y salvación. Implica oración, meditación, internalización de la Palabra e identificación con la misma, para que pueda anunciarla por experiencia propia, así ayuda al crecimiento espiritual de todos ustedes; administrando de forma particular los sacramentos que nos une de forma particular los cristianos. El pastor debe seguir construyendo una comunidad con unión, con solidaridad, compartiendo los bienes con el más necesitado, compartiendo los bienes espirituales con los demás…”
En otro momento expresó “quiero agradecer al Señor, que nos da un nuevo pastor, que nos tenga en cuenta a nosotros como comunidad parroquial, porque confía en nosotros y lo estamos respondiendo a Él con generosidad en la medida de nuestra posibilidades y nos comprende nuestras debilidades y está dispuesto a ayudarnos con su misericordia, con su amor. Pedimos por nuestro cura párroco para que sea acompañado por todos ustedes, para su propia santificación y realización como pastor  de esta comunidad parroquial y  orar por el P. Daniel por la nueva parroquia que va a tomar el próximo domingo 4 de mayo, para pueda también realizar un hermoso trabajo pastoral…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *