REFLEXIONES PARA EL CRISTIANO DE HOY: Tu labor secreta

Muchas veces pensamos que lo bueno que hacemos no es importante o que nadie valora nuestro esfuerzo. Si bien es cierto que no debemos hacer cosas buenas buscando ser reconocidos o admirados, de todas maneras nos gustaría saber que alguien valora lo que estamos haciendo. Sin embargo, más allá de la opinión de los demás, tu trabajo y todo lo que haces es de suma importancia.
Recientemente, la familia de Jenny Rivera, fue invitada a una entrevista recordando el año del fallecimiento de la cantante. Una de las cosas que más llamó la atención fue que ella había realizado muchas buenas obras conocidas por el público. Por ejemplo había creado fundaciones contra el maltrato físico y apoyando la lucha contra el cáncer. Pero si bien estas obras eran magníficas, nos enteramos que Jenny no solo se quedaba con eso, sino que en secreto y en silencio ayudaba a todos los que podía. Ya sea en la calle, en un restaurant o un hospital, ella siempre les brindaba su apoyo económico y una palabra de ánimo. Todo esto que ella hacia fuera de un escenario y del alcance de las cámaras, recién salió a luz después de su muerte. Sus padres y hermanos ahora son testigos de los frutos del amor que ella había sembrado. Día a día siguen recibiendo las muestras de afecto y gratitud de las personas a las que Jenny había ayudado.

Lo que ella sembró en lo secreto, fue puesto al descubierto y reconocido por todos. Tal vez tú estás bendiciendo muchas vidas y sientes que nadie lo reconoce, pues quiero asegurarte que no es así, Dios está tomando en cuenta cada uno de tus actos y tus obras. Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público Mateo 6:6
No menosprecies ni tengas a menos lo que haces por los demás y lo que has logrado hasta ahora, Dios conoce tu corazón. Sigue dando lo mejor de ti para servir a los necesitados cumpliendo tu rol como hijo de Dios, Sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. Colosense 3:24
Sigue adelante, con la convicción de saber que todo lo que hagas por amor a los demás no es en vano.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *