REFLEXIONES DIARIAS PARA EL CRISTIANO DE HOY: Valorar lo que soy

Nos contó ‘el peregrino’ que en el cruce de dos calles vio a un hombre sin piernas, en una silla de ruedas, tratando de vender hojas de afeitar a la gente de los automóviles detenidos por el semáforo. “Aunque no podía caminar, el hombre sin piernas trabajaba, mientras yo –confesó ‘el peregrino’- venía caminando desde lejos sin darme cuenta del valor de mis piernas. Frente a este hombre –dijo- sentí vergüenza de mí mismo, porque a veces me quejo de lo que no tengo y no me doy cuenta de lo que tengo, no valoro lo que tengo. ¿Necesito el sufrimiento de los demás para darme cuenta de lo que tengo y valorarlo? Este egoísmo mío me da mucha vergüenza. Los discapacitados y enfermos tienen muchas veces una conciencia mayor del valor de muchas cosas. Yo no valoro lo que tengo porque me parece natural tenerlo” – confesó ‘el peregrino’.
Señor, que el dolor de la gente me ayude a valorar lo que soy y todo lo que me das. En la vida, la inconciencia y el desagradecimiento frente a tantas cosas buenas y lindas que nos das, es algo mucho más grave que cualquier otra enfermedad o discapacidad.
Señor, que no me haga falta el dolor del mundo para darme cuenta de todo lo que vos me das, que no me haga falta el dolor del mundo para ayudar a otros con lo que tengo.
Que aquellos a quienes les falta algo, los ojos, los brazos, las piernas, que sepan descubrir el valor que tienen por sí mismos y todo lo que pueden ayudar con aquello que tienen y también con lo que no tienen, tienen corazón, pueden amar.
Por: Reflexiones Siglo XXI | Fuente: Catholic.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *